El dirigente de Demòcrates y diputado del grupo de ERC Toni Castellà amenaza con pasar a la oposición

El grupúsculo de Demòcrates amenaza con dejar ERC y pasar a la oposición

stop

Los dos diputados de Demòcrates —la escisión independentista de Unió— denuncian la falta de compromiso del gobierno de Torra con "el mandato del 1 de octubre"

Barcelona, 18 de junio de 2018 (13:46 CET)

El bloque soberanista de Junts per Catalunya y ERC, con una precaria mayoría en el Parlament de Cataluña, podría sufrir dos bajas en breve. El motivo es que Demòcrates de Catalunya —la escisión independentista de Unió, con dos diputados— amenaza con abandonar el grupo de ERC, donde está integrado, y pasar a la oposición debido a la falta de compromiso del gobierno de Quim Torra con "el mandato del 1 de octubre".

Junts per Catalunya cuenta con 34 diputados y ERC con 32 (dos de los cuales son los dirigentes de Demòcrates Toni Castellà i Titón Laïlla). Entre estos 66 diputados, figuran los huidos Carles Puigdemont y Toni Comín, que no tienen garantizado el uso del voto delegado.

A esta circunstancia habría que sumar ahora la posible ruptura de los dos diputados de Demòcrates, por lo que los soberanistas podrían incluso perder la mayoría simple y quedarse únicamente con 62-64 (en función del voto delegado de Puigdemont y Comín.

ERC intenta calmar los ánimos

Los dirigentes de Demòcrates dicen que dejarán agotar los 100 días de gracia del gobierno de Torra antes de tomar una decisión definitiva, pero advierten que no están conformes con el rumbo del ejecutivo catalán. "Si este gobierno decide renunciar al mandato del 1 de octubre, evidentemente no contaría con nuestro apoyo", advirtió este lunes Castellà.

La dirección de ERC, reunida esta mañana de lunes, abordó este conato de crisis interna y trató de calmar la situación. La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, pidió a sus socios de Demòcrates que "estén tranquilos". "Este gobierno está comprometido con el mandato del 1 de octubre. No hace falta que sufran ni un poquito", aseguró Vilalta.

Al margen de sus problemas de cohesión interna, Junts per Catalunya y ERC no tienen tampoco al alcance el apoyo de ningún otro grupo. La CUP ya ha advertido que no aprobará los presupuestos del gobierno de Torra y ahora los esfuerzos del presidente de la Generalitat se centran en atraer a Catalunya en Comú.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad