El independentismo lograría la mitad más uno de los votos el 9N con el 70% de participación

stop

El doble sí obtendría el 45% y el 8% votaría por la opción intermedia; ERC ganaría las elecciones y Podemos superaría a Convergència en intención directa de voto

La cadena humana por la independencia de Cataluña, el 11 de septiembre de 2013 / EFE

20 de julio de 2014 (10:40 CET)

El soberanismo gana posiciones sin matices. Los sondeos demoscópicos señalan ya que las opciones independentistas, en sus diferentes grados, sumarían la mitad más uno de los votos.

El doble sí, que incluye la secesión, obtendría el 45% de los votos (tres puntos más que en mayo); otro 8% respondería la posibilidad intermedia, el sí-no. Es decir, que Catalunya se constituya en estado, aunque sin romper España. Se alcanzaría una participación del 70%, más de 20 puntos que para el referéndum sobre el Estatut de 2006.

Ganas de consulta


Siete de cada diez catalanes quiere ser consultado y prestan apoyo, de un modo u otro, a Artur Mas y sus aliados. En concreto, el 35% opina que el presidente catalán debería seguir su hoja de ruta unilateralmente y que, por tanto, organice la votación haga lo que haga Mariano Rajoy.

El 39%, sin embargo, le respalda en la idea de convocar la consulta, pero quiere que negocie con Moncloa para lograr el aval del Gobierno central, según un estudio de Metroscopia que publica este domingo El País.

Tercera vía: la salida favorita

Y esta opción, que el Ejecutivo de Rajoy, mueva ficha sería la única que desactivaría el tirón social del secesionismo. El ofrecimiento de competencias blindadas, la llamada tercera vía, lograría, de producirse, el respaldo mayoritario de los catalanes.

Es la salida preferida para el 38%, frente al 31% que optaría por la ruptura. El mismo estudio, remarca incluso que uno de cada tres votantes de CiU optaría por el camino que ahora sólo proponen PSOE y PSC. El 19% de los encuestados (mil entrevistas) considera que el marco actual es apropiado y no precisa mejoras.

Nuevo Parlament

Concluya como concluya, el gran derrotado político del llamado “procés” sería Mas. De convocarse hoy elecciones, Convergència, caería en intención de voto directo (10,4%) hasta el tercer grupo del Parlament. ERC ganaría (15,2%) y Podemos (13,4%) irrumpiría tras los republicanos.

Es decir, la formación de Pablo Iglesias sacaría tres puntos de ventaja a la coalición que fundó Jordi Pujol. CiU retendría la segunda posición una vez aplicada la ley electoral. Los resultados arrojarían el siguiente orden de partidos: ERC, CiU, Podemos, Ciutadans, PSC, ICV y PP, que se despeñaría hasta la séptima opción.

Adelanto electoral

En concordancia con la demanda de referéndum, los catalanes aceptarían un adelanto electoral si fuera imposible convocar la consulta, según El País.

LEA TAMBIÉN: La única salida de Artur Mas
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad