El Parlament aprueba que Catalunya puede autodeterminarse y ser independiente

stop

DEBATE NACIONALISTA

Junqueras, Mas y Herrera, en una imagen de archivo./EFE/Toni Albir

23 de enero de 2013 (20:22 CET)

El president Artur Mas ya tiene una mayoría parlamentaria que defiende una resolución soberanista de gran alcance. La propuesta sostiene que Catalunya “es un sujeto político y jurídico soberano”, y que, por tanto, podrá autodeterminarse y ser independiente. El objetivo inicial era votar un texto a favor del derecho a decidir, pero derivó, con el concurso de CiU y ERC –posteriormente se añadió ICV-- en una resolución que permite iniciar un proceso favorable a las tesis independentistas.

La mayoría es sólida. Hasta 85 diputados votaron este miércoles la resolución, de una cámara de 135 escaños. CiU, ERC e ICV unieron sus fuerzas, más un diputado de los tres de la Candidatura d'Unitat Popular, la CUP. En contra se pronunciaron 15 diputados de los 20 del PSC, los 19 del PP y los 9 de Ciutadans. En total 41 escaños. Y se abstuvieron dos de los tres diputados de la CUP. No quisieron votar cinco diputados socialistas, en un claro desafío a la dirección del PSC. Y dos diputados del PP no estuvieron presentes en el Parlament.

Pero Artur Mas ha podido comprobar que los apoyos se han ido reduciendo. Hay que recordar que la votación del Estatut, en el Parlament, contó con un apoyo de 120 diputados. Y que el pacto fiscal, en la última legislatura, concitó el apoyo de 83 escaños, aunque el PSC defendió buena parte del texto, salvo la petición de una Hacienda propia, con lo que la mayoría alcanzó los 111 diputados. Ahora son 85.

Diálogo con el Estado

En cualquier caso, la resolución es un primer paso, el que necesitaba Mas, para iniciar un proceso que debería conducir a un referéndum sobre la independencia en el horizonte de 2014. Para ello, en el texto se señala que se “utilizarán todos los marcos legales existentes para hacer efectivo el fortalecimiento democrático y el ejercicio del derecho a decidir" y que "se dialogará y se negociará con el Estado español, las instituciones europeas y el conjunto de la comunidad internacional".

Ese es el reto que se ha fijado Mas. Para ello cuenta con el apoyo de ERC, su socio parlamentario. En todo el pleno, sin embargo, el emplazamiento para que el PSC se sumara a la resolución fue constante. Mas sabe que los socialistas pueden ser determinantes para conseguir, primero, algún tipo de complicidad en Madrid, con una negociación con los dos grandes partidos, PP y PSOE, y, después, para cerrar operaciones de calado como un acuerdo en la Diputación de Barcelona y en el Ayuntamiento de Barcelona.

Pero los socialistas están profundamente divididos, como se demostró en la votación. Pese a ello, el portavoz de CiU, Oriol Pujol, insistió. “El camino del derecho a decidir está abierto. Si se quiere el federalismo, previamente se debe querer el derecho a decidir. Esta no es una declaración a favor de la independencia ni del federalismo. Es una declaración a favor de la democracia”, aseguró.

Los 'fundamentos' del derecho a decidir

Por ahora, ¿qué se ha votado? Según Oriol Pujol se trata de los “fundamentos” del derecho a decidir. “No es una regulación jurídica, eso ya lo haremos. Tampoco es una hoja de ruta, eso ya lo decidiremos. Ahora declaramos cuáles son los fundamentos. Como más sólidos sean los fundamentos, más sólidas serán las paredes”, remachó Pujol.

Con la votación soberanista, sin embargo, también se ha reflejado que el president Artur Mas podrá seguir gobernando hasta que Esquerra Republicana le deje de prestar su apoyo. Es una evidencia, pero el pleno en el Parlament reflejó una gran conexión entre CiU y Esquerra, como nunca se había producido en la política catalana. Una conexión que demuestra una gran supeditación de Mas a los postulados de Esquerra.

El líder republicano, Oriol Junqueras, protagonizó una de las intervenciones más claras. Defendió la resolución como un acto de “democracia”, y trató de presentarla, a pesar de destacar la solemnidad de la votación, como algo “natural” por parte de cualquier pueblo. Previamente, en el orden del día en el que se debatía la nueva estructura del Govern, Junqueras defendió de forma contundente al Ejecutivo de Artur Mas. A pesar de ejercer, oficialmente, como jefe de la oposición, un cargo cuya existencia en un parlamento tan fragmentado discutió con vehemencia el líder de Ciutadans, Albert Rivera, Oriol Junqueras emplazó a la cámara catalana a presentar una alternativa de gobierno. “Y nadie puede obviar que la primera fuerza política, con 50 diputados, es CiU, con el doble de diputados que la segunda, ERC, que tiene 21 escaños”, aseguró, mientras Mas asentía desde las filas del Govern.

El PP abandona la cámara catalana

Y Junqueras es el socio de Artur Mas para acometer el reto de convocar un referéndum de autodeterminación, una situación que incomoda especialmente a Unió Democràtica, y a su máximo dirigente, Josep Antoni Duran Lleida, lo que ha provocado el choque frontal entre Convergència y su socio de federación.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y el líder de Ciutadans, Albert Rivera, se aferraron al orden jurídico y a la Constitución para rechazar sin contemplaciones la resolución soberanista. Los diputados del PP, incluso, después de votar, abandonaron la cámara catalana, en un gesto que provocó ácidas críticas por parte del resto de grupos. Los dos dirigentes insistieron en que Mas ha tomado un camino que no lleva a ninguna parte.

A partir de ahora se inicia un proceso confuso. CiU y ERC quieren impulsar una ley de consultas catalana que dé cobertura legal a la consulta soberanista. El PSC, sin embargo, un socio necesario, y que llevó el derecho a decidir en su programa electoral, ya no estará. Por razones distintas a las del PP y Ciutadans, se ha apartado del camino. Un proceso, también por circunstancias propias, que llevó a ERC a alinearse con el PP en el rechazo al Estatut en el referéndum del 2006.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad