El presidente del Parlament, Roger Torrent / EFE

El Parlament hace oídos sordos e insiste en querellarse contra Llarena

stop

La mayoría independentista de la Mesa del Parlament rechaza la propuesta de reconsideración de la querella presentada por Cs

Barcelona, 24 de abril de 2018 (14:01 CET)

La mesa del Parlament ha ratificado su intención de querellarse por prevaricación contra el lunes del Tribunal Supremo Pablo Llarena, pese a las reticencias que han vuelto a expresar al respecto los servicios jurídicos de la cámara, según ha explicado el portavoz parlamentario de Ciudadanos (CS), Carlos Carrizosa, que ha anunciado que su partido recurrirá la decisión al juzgado contencioso-administrativo.

La mayoría independentista de la mesa avaló el pasado 13 de abril la propuesta del presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, de querellarse contra Llarena y estudiar si la demanda puede hacerse extensible a otros miembros del Supremo si se consideraba que también habían vulnerado los derechos políticos de Jordi Sànchez -a quien Llarena denegó dos veces el permiso para asistir a su investidura- o de otros diputados, como entienden Junts per Catalunya, ERC y la CUP.

Entonces, los letrados ya advirtieron que ellos no son expertos en derecho penal y aconsejaron que la querella la presentaran, de considerarlo oportuno, o el propio Sànchez o los grupos que la defienden, pero no la institución. Ese es el mismo planteamiento que defiende Cs. Entiende el partido naranja que el asunto que motiva la querella "es de interés particular o colectivo" en función de si se entiende que afecta a Sànchez o a uno o varios grupos parlamentarios, pero "no de interés general, que es el que defiende la mesa y el Parlament". Y, siguiendo con su argumentación, "no pueden destinarse recursos públicos a un asunto que no es de interés general".

El día 13, la mesa también aprobó presentar una queja sobre la sala penal del Supremo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), a propuesta de Catalunya En Comú, que la planteaba como primera opción mientras se encargaba un dictamen externo sobre la viabilidad de una querella. La mesa rechazó solicitar ese estudio pero dió el Ok a la queja al CGPJ, que a día de hoy, todavía no ha sido presentada, según informan fuentes parlamentarias.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad