El Parlamento catalán fulmina a De Alfonso

stop

Ha sido revocado como director de la Oficina Antifraude de Cataluña por 121 votos a favor y 11 en contra, que corresponden al grupo del PP

Carles Puigdemont, durante una reciente sesión del Parlamento catalán. / EFE

Barcelona, 29 de junio de 2016 (12:32 CET)

Tal como estaba previsto, el Parlamento catalán ha revocado a Daniel de Alfonso como director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) por el escándalo de la filtración de sus conversaciones con el ministro en funciones del Interior, el popular Jorge Fernández Díaz.

De Alfonso ha sido cesado del cargo por una amplia mayoría: 121 votos a favor y 11 en contra, correspondientes al grupo popular, la única formación que ha salido en su defensa. Los otros partidos pidieron la cabeza del hasta hoy director de Antifraude.

Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, mantiene que De Alfonso ha incumplido el "deber de reserva y confidencialidad", y ha puesto en "entredicho la objetividad" del órgano que ha dirigido por motivos políticos. Ciudadanos considera que De Alfonso no ha perseguido a dirigentes políticos de otras formaciones por ser corruptos, sino para ayudar al actual ministro del Interior. En su opinión, el presupuesto que le confiaron no justifica el escaso trabajo que ha realizado la Oficina Antifraude bajo su dirección.  

Ferran Pedret, del PSC, señala que han "caído las máscaras" con las que se han escondido hasta ahora el ministro del Interior y el director de la OAC. Pedret indica que quizá los tribunales de justicia absuelvan a De Alfonso porque la prueba de cargo, que son las grabaciones de sus conversaciones con el ministro, se consiguieron supuestamente de manera ilegal, pero que ello no evita las consecuencias políticas y su revocación como director de Antifraude.  

Para Josep Lluís Rabell, de Catalunya sí que es pot, se trata de un "escándalo político mayúsculo" porque ha quedado en evidencia que al frente del Ministerio del Interior está "un provocador". Rabell se refirió a los "comportamientos predemocráticos" y a la "cultura franquista" que se desprende de las conversaciones de los dos protagonistas.

La agenda de reuniones de De Alfonso  

Santi Rodríguez, del PP, fue el único partido que salió en defensa del hasta hoy director de la Oficina Antifraude. Rodríguez recriminó al resto de grupos parlamentarios que sólo se hayan interesado por las reuniones de De Alfonso con el ministro del Interior y no con otros dirigentes de distinto color político. El PP ha pedido que se haga pública la agenda de reuniones del director de la OAC.  

Benet Salellas, de la CUP, exigió que en el plazo máximo de dos semanas se proponga un sustituto para la dirección de Antifraude porque no confían en la actual directora adjunta, Maite Masià, ex alto cargo de la Generalitat, el nombre de la cual apareció en las conversaciones del caso ITV.  

Marta Rovira, de ERC, dejó por sentado que existe una causa de revocación por las negligencias en el ejercicio de sus funciones: "no ha perseguido la corrupción, sino determinados planteamientos políticos". En su opinión, ha actuado una absoluta falta de objetividad al servicio de unos intereses. ERC estudia medidas legales contra De Alfonso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad