El PP seduce a Ciudadanos con recortes en las diputaciones...

stop

La número dos de Rajoy anticipa una nueva reforma de la estructura del estado, para "racionalizar y ahorrar", que puede pasar por las diputaciones; algo que al partido de Rivera "le interesa mucho"

Mariano Rajoy, tras su último encuentro con Albert Rivera./EFE. Mariscal

Barcelona, 05 de agosto de 2016 (19:27 CET)

El PP se ha lanzado a la conquista de Ciudadanos. Mariano Rajoy ha encontrado una vía, que puede resultar una envolvente para el partido de Albert Rivera. Al prestarse Rivera a elaborar los presupuestos, el Gobierno ha acelerado las negociaciones con propuestas que Ciudadanos desea y defiende desde hace meses como la reestructuración de la Administración General del Estado.

Los miembros del Gobierno en función no se cortan. Soraya Sáenz de Santamaría aseguró este viernes, tras el consejo de ministros, que afronta una segunda revisión del programa de reforma de la administración pública. "Sabemos que a Ciudadanos este tema les interesa mucho", afirmó, insistiendo en que se trata de un plan propio: "Buscamos racionalización y ahorro", sentenció.


Racionalizar y ahorrar

El Gobierno había entrado en esa dinámica, acuciado por la Comisión Europea. Pero lo hizo en 2013, cuando, según el balance que difundió el Ejecutivo en junio, pudo ahorrar hasta "31.000 millones de euros". Sin embargo, y es precisamente lo que le reprocha Bruselas, poco más ha afrontado en los dos últimos años, muy condicionados por las elecciones, y que exigían medidas de gasto o de recuperación de la capacidad adquistiva, como se demostró con la rebaja fiscal para compensar la subida inicial tras acceder al Gobierno en 2011.

La voluntad del PP es que Ciudadanos pueda dar el sí a Mariano Rajoy en la investidura, lo que implicaría, con gran probabilidad, la abstención del PSOE. Para ello el Gobierno en funciones estudia un segundo plan de recortes en la administración cuyo objetivo pueden ser las diputaciones provinciales. Para Ciudadanos eso sería música celestial, porque lo lleva pidiendo en su programa electoral, y arrastró al PSOE en esa dirección, que se plasmó en el acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera tras las elecciones del 20 de diciembre, y que fue la base con la que el líder socialista se presentó en el debate de investidura.


Las diputaciones y el gasto político

Ciudadanos acordó con los socialistas la supresión de las diputaciones, para sustituirlas por consejos de alcaldes. Aunque el PP se opuso entonces, ahora estaría dispuesto a entrar en la materia. Lo que reclama Ciudadadanos no es tanto la supresión de esa administración local como la reducción significativa del llamado "gasto político", y que implica cargos y sueldos para ex dirigentes de los dos grandes partidos hasta ahora en el poder, PP y PSOE. Es lo que piden algunos economistas, que no entienden que sólo se ponga atención en los ingresos

Mariano Rajoy se reunirá la próxima semana, de nuevo, con Albert Rivera para seguir avanzando en las grandes cifras para 2017. Ciudadanos se presta ahora a negociar el techo de gasto en el Congreso, aunque no haya un nuevo Gobierno. La voluntad de Rivera es clara, aunque también lo es su rechazo a ofrecer un sí a Rajoy. La posición del partido naranja es quedarse en la abstención y forzar al PSOE a abstenerse también.

El PP, aunque ya no es tiempo para tomarse las cosas con calma, sabe que dispone de unas semanas. Saénz de Santamaría no quiso, este viernes, comprometerse con la fijación de una fecha para el debate de investidura. "Si hay acuerdo eso será lo importante, luego habrá tiempo", aseguró. Rajoy sigue jugando con una cuestión indefinida. El tiempo de los dos meses, antes de convocar otra vez elecciones, sólo transcurrirá a partir de la fecha del debate en el Congreso. Antes, Rajoy se seguirá trabajando el pacto con Ciudadanos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad