Quim Torra, con su vicepresidente, Pere Aragonès, en un pleno del Parlament. EFE/Quique García

El show de Torra: debate unos presupuestos sin presentarlos

stop

La Generalitat incluye en su proyecto de presupuestos los 350 millones que se contemplaban para Cataluña en las cuentas de Pedro Sánchez que se rechazaron

Barcelona, 27 de febrero de 2019 (18:51 CET)

El Parlament de Cataluña se enzarzó este miércoles en una discusión sobre las cuentas de la Generalitat sin tratarse de un verdadero debate de presupuestos. Y no fue un debate de presupuestos porque el gobierno de Quim Torra todavía no ha aprobado el correspondiente proyecto ni lo ha presentado a tramitación en la cámara catalana.

No obstante, Torra y su vicepresidente económico, Pere Aragonès, comparecieron ante los diputados para explicarles las líneas maestras de su propuesta de cuentas para este año. Desde la oposición calificaron estas comparecencias de "show".

Inés Arrimadas, de Ciudadanos, y Miquel Iceta, del PSC, coincidieron en señalar la “irresponsabilidad” de Torra y Aragonès de convocar un debate presupuestario cuando ni han aprobado el proyecto ni lo han presentado a tramite.

Arrimadas subrayó que “estamos en un ejercicio de degradación institucional” porque la Generalitat no ha aprobado ningún proyecto y están hablando de unos “no presupuestos”. “Tienen la desfachatez de pedir apoyo para un proyecto que no han aprobado: es tan fake como su república”, indicó.

Miquel Iceta, del PSC, recordó a Torra que si no tiene mayoría para aprobar los presupuestos, como el presidente reconoció, tampoco tiene mayoría para gobernar. Por ese motivo, le recomendó que convoque elecciones anticipadas. “Cuando uno no tiene mayoría, no puede gobernar”, insistió.

El presupuesto fracasado de Pedro Sánchez

Iceta reprochó a Torra que hayan renunciado a unas inversiones públicas por parte del Estado de 2.200 millones de euros al no apoyar las cuentas de Pedro Sánchez. El líder de los socialistas catalanes indicó que ni Torra ni Aragonès les han explicado como piensan compensarlo.

David Cid, de Catalunya en Comú-Podem, advirtió que en la propuesta de la Generalitat se contemplan como ingresos los 350 millones de euros que figuraban en el proyecto de presupuestos del gobierno de Sánchez que fueron rechazados por el Pdecat y ERC.

En la misma línea de Iceta, Alejandro Fernández, del PP, animó a Torra a convocar elecciones. Indicó que solo tiene dos opciones: presentar una moción de confianza o anticipar los comicios.

Diversos presidentes y portavoces de grupos también advirtieron que en la propuesta de cuentas no figura ninguna partida para pagar la previsible indemnización millonaria por la rescisión del contrato de Aigües Ter-Llobregat. Precisamente, en la sesión de la mañana se rechazó la creación de una comisión de investigación sobre la privatización de ATLL que llevó a cabo el gobierno de Artur Mas.

"Presupuestos 100% republicanos"

Torra constató que no cuentan con apoyos parlamentarios para tirar adelante unos presupuestos que calificó de “100% republicanos”. Indicó que no tramitarán el proyecto de presupuestos “hasta que no tengan garantías de que se pueden aprobar”.

El presidente catalán indicó al inicio de la sesión que CUP y Catalunya en Comú-Podem son los grupos “preferentes” para intentar cerrar un acuerdo presupuestario. Sin embargo, los anticapitalistas se han apartado y, en estos momentos, las negociaciones con los comuns están paradas.

Torra insistió en que su gobierno “ha hecho los deberes” al elaborar el proyecto de presupuestos aunque todavía no lo hayan presentado a trámite. Insistió en que han actuado con “responsabilidad, transparencia y diálogo”. Todos los grupos de la oposición rechazaron este planteamiento.

La presión fiscal

Pese a que el vicepresidente económico se sacó de la chistera nuevas propuestas fiscales, en especial una para gravar a la banca, tampoco convencieron a Catalunya en Comú ni a la CUP. Aragonès anunció la intención de aumentar medio punto el impuesto sobre los actos jurídicos documentados que pagan las entidades financieras. Pasaría del 1,5% al 20%. Con ello, calculan recaudar 71,4 millones de euros anuales.

Desde la CUP se le recordó que la banca acabaría repercutiendo este nuevo impuesto en los clientes que les contraten hipotecas. Exigieron que, de una vez, el gobierno catalán reconozca que la propuesta de presupuestos no revierte los recortes.

En el Parlament se repitió este miércoles un nuevo rifirrafe sobre la interpretación del reglamento. El presidente de cámara, Roger Torrent, impuso que los grupos rebatieran primero al vicepresidente Aragonès que al presidente Torra. La sesión tuvo que suspenderse unos minutos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad