El sida se combatirá con una inyección que se aplica cada dos meses

stop

Una combinación de fármacos, con una liberación más prolongada, permitirá desarrollar un tratamiento más constante y eficaz

Voluntario de una campaña de prevención del sida.

Barcelona, 05 de marzo de 2016 (13:30 CET)

La lucha contra el sida logra un nuevo triunfo en la mejora de la calidad de vida de los enfermos. En el Hospital Clínic de Barcelona están desarrollando una inyección intramuscular compuesta por una combinación de dos fármacos, que se podrá administrar cada dos meses en el paciente. Y así se evita que deba ingerir un medicamento cada día.

El jefe de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic, Josep María Gatell, ha explicado que "la adherencia al tratamiento es uno de los principales problemas de la enfermedad", ya que algunos pacientes no siguen correctamente las pautas médicas, mientras que la inyección les permitirá cumplirla con más regularidad.

El investigador puntualizó que esta inyección se encuentra en la fase 3 de estudio, y se espera que en el 2018 ya pueda salir al mercado. En realidad, los fármacos que componen la inyección ya existen en el mercado, pero gracias a una reformulación con procesos de nanotecnología se ha logrado que tengan una liberación más prolongada, y así no hace falta que tengan que tomarlos cada día, ha explicado Esteban Ribera, doctor de la Unidad de VIH del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, a la agencia Efe. 

La importancia de la prevención

Gatell y Ribera han destacado la importancia de la detección precoz de la enfermedad, así como de empezar el tratamiento inmediatamente después del diagnóstico, ya que esto ayuda a luchar mejor contra la enfermedad. "Globalmente, la esperanza de vida de los pacientes con VIH es algo inferior, pero si se empieza temprano el tratamiento, ésta es prácticamente igual" que la de una persona no infectada, dijo Gatell.

En España se estima que unas 150.000 personas están enfermas de sida, de las cuales un tercio no sabe que tiene el virus, mientras que la cifra de diagnosticados al año se ha mantenido en los últimos años entre los 3.000 y los 4.000 casos.

El perfil de personas infectadas en España es mayoritariamente el de varones jóvenes homosexuales, que suponen un 60 % de los afectados por sida. El 10 o 15 % de los infectados son españoles heterosexuales, mientras entre un 20 y un 30 % de los enfermos son extranjeros, que han llegado al país ya infectados, o que han adquirido el VIH en España, "y debido a que muchas veces sufren exclusión social y tienen problemas económicos, ellos son el colectivo más vulnerable", explicaron los científicos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad