El líder del PP, Pablo Casado, durante un pleno en el Congreso. Un estudio le ve presidente. EFE/Mariscal

El triunfo del PP en Madrid salva el oasis fiscal de la capital

stop

El Partido Popular y Ciudadanos utilizarán la comunidad como contrapeso de la política impositiva de Sánchez

Cristina Triana

Economía Digital

El líder del PP, Pablo Casado, durante un pleno en el Congreso. Un estudio le ve presidente. EFE/Mariscal

Madrid, 27 de mayo de 2019 (02:09 CET)

El PP, aunque por la mínima, logró retener este domingo la presidencia de la Comunidad de Madrid, aunque el PSOE logró más escaños. Isabel Díaz Ayuso depende del apoyo de Cs y de Vox, pero si existe un acuerdo -la formación naranja quiere gobernar en coalición- la Comunidad de Madrid se convertirá en una herramienta para hacer de contrapeso sobre el gobierno de Pedro Sánchez, y la política de impuestos va a jugar un papel clave en ello.  

Por esta lucha, Madrid cuenta con muchas cartas para continuar reforzando su perfil de oasis fiscal frente a otras comunidades. De haber ganado Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a la presidencia de la autonomía, la rebaja de ciertas tasas podría haber tocado suelo, especialmente si dependía para gobernar de Unidas Podemos. Ambos partidos incluían en sus programas el endurecimiento de algunos impuestos. Justo al contrario que el PP, Ciudadanos y Vox.

Estas tres formaciones aprovecharán la circunstancia para poner en valor sus políticas tributarias de cara al siguiente asalto electoral y en contrapreso con las políticas del futuro gobierno de Pedro Sánchez, que ya se anticipa que incrementará la carga impositiva.

Papel central en la campaña

En la campaña para las elecciones a la autonomia, los impuestos ya se convirtieron en un punto de fricción y de propuestas antagónicas entre los bloques políticos de la derecha y de la izquierda; con la promesa de nuevas rebajas desde el PP, Ciudadanos y VOX; y el compromiso de revisar al alza ciertas tasas desde la izquierda.

Así, Sucesiones, Donaciones y las rentas a partir de los 100.000 en el IRPF o incluso Patrimonio podrían haber sido algunos de los tributos que habrían subido durante la legislatura si el PSOE hubiera podido nombrar a Ángel Gabilondo presidente de la comunidad madrileña con el apoyo de Unidas Podemos.

Según resume ElPaís, tanto el PSOE como Unidas Podemos-IU-Madrid en pie, habrían propuesto durante la campaña encarecer el IRPF en la autonomía. El PSOE adelantó que valoraría incorporar un nuevo tramo para rentas por encima de los 150.000 euros; mientras que Unidas Podemos apostaría por aumentar el tipo máximo del 21 al 23% y el 25% a partir de los 100.000 euros y reducir el mínimo al 9%, desde el 9,5% .

El PSOE, asimismo, valoró revisar Sucesiones y Donaciones en el caso de las grandes fortunas y Unidas Podemos se comprometió a recuperar el impuesto de Patrimonio. Unos tributos que difícilmente PP, Ciudadanos y Vox vayan pretendan relanzar ahora que pueden mantener el control de Madrid.

Los impuestos, un gancho para atraer empresas

El PP, desde que Alberto Ruíz Gallardón arrebató la comunidad a Joaquín Leguina en 1995, ha mantenido la Comunidad de Madrid como uno de sus bastiones más importantes; con la política fiscal como uno de sus estandartes clave.

En la última legislatura, por ejemplo, aprobó cambios en Sucesiones y Donaciones, abaratando las transmisiones entre hermanos, o incluso entre tíos y sobrinos.

La fiscalidad más ventajosa de Madrid se ha relacionado en numerosas ocasiones con la mayor capacidad de la región para atraer empresas y también residentes con rentas elevadas. Durante los últimos años, y especialmente desde la crisis institucional generada por el referéndum del 1-O en Cataluña, Madrid se ha consolidado como la comunidad líder en creación de empresas.

Según los últimos datos disponibles, en el primer trimestre de 2019, dio vida a un 22,6% de las empresas que vieron la luz en España, frente al 19,2% de Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad