Espaldarazo a Gallego

stop

X CONGRESO CCOO

Juan Carlos Gallego, secretario general de CCOO

15 de diciembre de 2012 (14:15 CET)

Joan Carles Gallego será en los próximos cuatro años el líder de Comisiones Obreras de Catalunya (CCOO). Tal y como se preveía, los 659 delegados presentes en el X Congreso del sindicato han renovado su confianza en el maestro. No se tendrá que enfrentar a ninguna candidatura alternativa en la votación a secretario general, que se hará la tarde de este sábado.

La lucha de poder dentro del sindicato se ha concentrado en la elección de los miembros del consejo nacional. Se tienen que escoger a 50 personas de las 168 que conforman el órgano directivo. En el palacio de congresos de Barcelona se ha negociado hasta el último momento para que sólo se presentara una lista, aunque finalmente hay dos candidaturas.

Respaldo a la línea de acción

Gallego también ha conseguido aprobar por amplia mayoría el informe de gestión (75% votos a favor) y el plan de acción (74% de apoyos), la hoja de ruta del sindicato para los próximos años. La responsable de comunicación de CCOO, Dolors Llobet, ha afirmado que la adhesión se ha conseguido tras “un proceso de debate muy intenso en asambleas en todos los niveles” para aproximar posturas.

Ha sido especialmente intensa la negociación para aprobar la reorganización interna del sindicato. El plan de acción prevé que desaparezca la federación de la comarca del Barcelonés, cuya representatividad la asumirá la propia ejecutiva; la integración de la comarca de Anoia (Barcelona) a la federación territorial de Garraf y Alt Penedès; y la creación de una organización sindical de Catalunya Central, integrada por las comarcas de Osona, Bages y Berguedá (Barcelona).

Reducción de órganos directivos

También se han limitado de forma significativa los miembros de la cúpula del sindicato. La comisión ejecutiva pasará de tener 20 miembros a sólo ocho. Además, no se votará en el congreso. Por primera vez, los miembros del máximo órgano directivo de CCOO de Catalunya serán elegidos de forma directa por el secretario general y ratificados por el consejo nacional. Otra decisión que ha levantado polvareda entre los más críticos con la gestión de Gallego.

Llobet ha reconocido que adelgazar la estructura del sindicato significará un ahorro económico importante que se consigue en el mismo año en el que CCOO se ha visto obligado a aplicar un expediente de regulación de empleo. Aunque la portavoz afirma que la reducción de costes no ha sido el principal motivo para tomar la decisión, “ahora tenemos los mismos recursos y podremos trabajar más en los centros de trabajo”.

De hecho, uno de los puntos importantes del plan de acción de Gallego (además del gran reto de la unidad de acción con otros sindicatos a todos los niveles) es mejorar su presencia en los centros de trabajo. “No tenemos que esperar que la gente nos venga a ver, debemos estar cerca de los trabajadores”, sentencia Llobet.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad