Quim Torra durante la reunión del consejo ejecutivo de la Generalitat del pasado martes. El gobierno catalán controla 26 entidades públicas que presentan fondos propios negativos año tras año. / EFE/Alejandro García

La Generalitat tiene 26 entidades públicas al borde del concurso

stop

La Sindicatura de Cuentas advierte sobre una veintena de organismos de la Generalitat con resultados negativos constantes que viven de las subvenciones

Josep Maria Casas

Economía Digital

Quim Torra durante la reunión del consejo ejecutivo de la Generalitat del pasado martes. El gobierno catalán controla 26 entidades públicas que presentan fondos propios negativos año tras año. / EFE/Alejandro García

Barcelona, 04 de abril de 2019 (04:55 CET)

La Generalitat posee 26 entidades públicas que cerraron el ejercicio de 2016 con fondos propios negativos. Eso significa que las pérdidas se comieron sus recursos. Si se tratase de empresas privadas estarían en situación de concurso de acreedores, o al borde del mismo, al encontrarse en lo que se conoce como "causa de disolución".

La Sindicatura de Cuentas de Cataluña advierte en su último informe de que “los resultados negativos constantes a lo largo del tiempo ponen en duda la capacidad” de estas entidades “para sobrevivir sin subvenciones o aportaciones públicas”. Sin el dinero público, estarían condenadas al cierre.

Por ejemplo, la fundación pública que gestiona el Hospital de Sant Pau de Barcelona cerró el ejercicio de 2016 con unos fondos propios negativos de cerca de 247 millones de euros y con un patrimonio neto negativo de más de 238 millones de euros.

TV3, en causa de disolución

La mayoría de las entidades públicas de la Generalitat que, año tras año, declaran fondos propios negativos pertenecen al sector sanitario aunque hay destacadas excepciones. La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), que preside Núria Llorach y que rige los destinos de TV3, presentó en 2016 unos fondos propios negativos de 27,7 millones de euros.

De la CCMA pende una sociedad mercantil dedicada a la producción de espacios televisivos, CCMA SA, de la que Llorach es administradora única, que también acostumbra a cerrar sus ejercicios con fondos propios negativos. En 2016 se elevaron a 7,7 millones de euros.

En un informe de la Sindicatura de Cuentas del que es ponente Jaume Amat, el síndico mayor, se detectan siete entidades de derecho público, una sociedad mercantil, 12 consorcios y 6 fundaciones que en 2016 presentaron fondos propios negativos. Casi todas repitieron esta situación en 2015, 2016 y, por los datos provisionales de los que dispone la Sindicatura, también en 2017.

Por lo que concierne a las entidades de derecho público, seis presentaron fondos propios negativos en los ejercicios de 2014 a 2016. Están lideradas por la mencionada CCMA (27,6 millones de euros), la agencia de gestión de ayudas universitarias Agaur (4,1 millones) y la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (1 millón).

El Centro de Alto Rendimiento Deportivo (CAR) de Sant Cugat, que dirige Ramon Terrassa, cerró 2016 con 16,1 millones de euros de fondos propios negativos. Sin embargo, a diferencia de las anteriores, en otros ejercicios el resultado fue positivo.

Consorcios sanitarios

Respecto a los 12 consorcios, los que salen peor parados son el Consorcio Sanitario de Terrassa (18,4 millones), el Consorcio Sanitario del Anoia (13,1 millones) y el consorcio que gestiona el Hospital Parc Taulí de Sabadell (2,7 millones). Sin embargo, este último fue de los pocos que en 2017 consiguieron revertir la situación al cerrar con fondos propios positivos.

En 2016, el último ejercicio analizado por la Sindicatura de Cuentas, la Generalitat ostentaba una participación mayoritaria en 159 entidades públicas. Cinco años antes, eran 211. La crisis económica se llevó a más de 50.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad