Carles Puigdemont y Raül Romeva durante su viaje institucional a EEUU, este mismo año. EFE

Puigdemont pedirá dinero en EEUU con los bonos basura bajo el brazo

stop

Carles Puigdemont viajará a Nueva York la próxima semana para reunirse con inversores ante la hipotética nueva emisión de deuda de la Generalitat

Barcelona, 25 de abril de 2017 (17:55 CET)

La Generalitat planea un nuevo viaje a los Estados Unidos (EEUU). Según ha comunicado el secretario de economía del Govern, Pere Aragonès, el Ejecutivo autonómico quiere reunirse con inversores en Nueva York para estudiar futuras emisiones de deuda pública. La estrategia forma parte de los supuestos planes de financiación de Cataluña en caso de independencia. La estrategia, de llevarse a cabo, se ejecutaría después de celebrarse un hipotético referéndum.

En estos momentos, el consenso de las agencias de rating sitúa la solvencia de la Generalitat en el riesgo de impago. A pesar de ello, Aragonés explica a Bloomberg que el objetivo del Ejecutivo autonómico es sondear el mercado ante la intención de emitir bonos autonómicos. El dirigente asegura que "el Govern estará presente en el mercado de deuda pública en los próximos meses" y sobre todo "en los próximos años".

Hay que recordar que Cataluña ya emitió bonos en 2012. Estos son los bonos que, precisamente, están categorizados como "bonos basura", es decir un producto de alto riesgo por las elevadas posibilidades de quiebra. Al margen de la credibilidad del mercado, los planes de la Generalitat necesitan adicionalmente de la autorización del Ejecutivo central. El político catalán admite que en los próximos meses pedirán permiso a Madrid, pero esperarán hasta que no se hayan acordado los términos del supuesto referéndum.

Bonos Cataluña: es la segunda vez que Cataluña pretende lanzarse a la emisión de bonos 

La rentabilidad de la deuda de Cataluña en el mercado secundario se sitúa en el 2,27% frente al -0,13% que ofrece las obligaciones del Tesoro con mismo vencimiento. Los bonos catalanes cotizan con la prima extra que se aplica por el riesgo a un impago debido a las dificultades financieras que atraviesa la Generalitat, asistida por el gobierno español. A ello cabría sumar el riesgo que supone la ruptura con España y, por extensión, la salida de la Unión Europea.

Por ahora, la Generalitat ha solicitado la adhesión al fondo de liquidez autonómico (FLA) un año más. El instrumento que puso en marcha el Gobierno central en 2012 para paliar las tensiones de tesorería de las comunidades inyectará otros 7.345 millones de euros a Cataluña, que deben sumarse a los 40.000 millones ya prestados en el último lustro. El tipo de interés del nuevo préstamo rendirá a una media del 0,8% anual.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad