Agentes de los Mossos d'Esquadra, durante la operación contra los narcopisos del lunes en Ciutat Vella. EFE/Quique García
stop

Los mossos d’esquadra despliegan una gran operación policial en la que se prevé desmantelar una estructura de 40 ‘narcopisos’ en Barcelona

Economía Digital

Agentes de los Mossos d'Esquadra, durante la operación contra los narcopisos del lunes en Ciutat Vella. EFE/Quique García

Barcelona, 29 de octubre de 2018 (11:00 CET)

La macrooperación que han desplegado este lunes los Mossos d’Esquadra contra ‘narcopisos’ arroja un balance de 40 registros y 47 detenidos. En su mayoría se trata de ciudadanos de origen dominicano que controlan pisos donde se vende heroína y otras substancias estupefacientes.

De los 40 registros practicados, 23 se han realizado en el barrio barcelonés del Raval y otros 17 en los de Poble Sec, Nou Barris y en la ciudad de Badalona. En el dispositivo han participado más de 700 mossos y 180 agentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

Según informó la policía catalana, la investigación es el resultado de un trabajo de años en el distrito de Ciutat Vella, la zona de la capital catalana donde los ‘narcopisos’ han proliferado más.

Los ‘narcopisos’ son viviendas generalmente ocupadas ilegalmente en los que se instalan delincuentes que se dedican a la venta y consumo de sustancias estupefacientes de todo tipo.

En la macrooperación participan 880 agentes de diferentes unidades, coordinadas por la División de Investigación Criminal de los Mossos. El Juzgado de Instrucción número 27 de Barcelona coordina las investigaciones.

Intervención de un helicóptero

En el dispositivo participa un helicóptero. A través de Twitter, los mossos piden a los vecinos que no se inquieten por los vuelos a baja altura del aparato sobre los edificios en los que se están realizando registros.

Fuentes próximas a la investigación precisan que dos de los ‘narcopisos’ se encuentran en la calle de la Cera y en la Rambla del Raval.

Estas fuentes señalan que muchos de estos ‘narcopisos’ están controlados por ciudadanos de origen dominicano. Los cabecillas van armados y suelen actuar con mucha violencia.

Hasta el pasado agosto, la Guardia Urbana desmanteló 46 pisos y practicó unas sesenta de detenciones. Sin embargo, esto no acabó con un fenómeno al alza. En estos lugares se vende Heroína y otras sustancia prohibidas.

Controversia ciudadana

La problemática generada por los ‘narcopisos’ ha sido motivo frecuente de protestas entre los vecinos de los barrios afectados y de controversia entre las fuerzas políticas de la ciudad.

Así, el pasado mes de agosto, la comisión de presidencia del Ayuntamiento de Barcelona reprobó la gestión de la seguridad en la capital catalana por parte de la alcaldesa Ada Colau, con los votos de todos los grupos de la oposición, excepto la CUP, que no acudió a la convocatoria. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad