Gordó se aferra a las primarias de CDC para derrotar a Mas

stop

El exconsejero de Justicia controla los cargos convergentes del territorio, mientras que Jordi Turull, el candidato del ex President, cuenta con el apoyo de la dirección

El ex consejero de Justícia, Germà Gordó.

Barcelona, 21 de enero de 2016 (01:00 CET)

El coordinador del congreso de Convergència, Francesc Sánchez, asegura públicamente que "nadie" le ha dicho que quiera presentarse para secretario general del partido, pero lo cierto es que dos de sus dirigentes, Germà Gordó y Jordi Turull, aspiran al cargo y en las próximas semanas podrían aparecer más candidatos.

Un colaborador de Gordó apunta que este confía en su "dominio del territorio", en las agrupaciones y federaciones del partido, en los cargos en ayuntamientos y consejos comarcales para conseguir la secretaria general en un proceso de primarias.

Estas fuentes subrayan que los militantes convergentes deben decidir quién será su secretario general en unas primarias abiertas a todos los afiliados, con urnas repartidas por el territorio, en las que "cada militante tenga un voto". Nada de compromisarios o votos delegados. Con ello cambiaría por completo la cultura política del partido. 

Desmienten una confrontación con Mas

En el entorno de Gordó se niega que se haya enfrentado a Artur Mas, que el presidente del partido esté disgustado con él por postularse como secretario general o que prefiera a Jordi Turull para el cargo. "Todo son interpretaciones maliciosas", asegura uno de sus colaboradores más próximos.

En cambio, entre los detractores de Gordó se asegura que este ha dado un paso al frente sin el consentimiento de Artur Mas, el cual, a pesar de mantenerse públicamente en la equidistancia, apostaría por Jordi Turull para la secretaría general. Tanto Gordó como Turull son diputados en el parlamento catalán.


Gordó está adscrito a la "minoría democristiana"

Un antiguo dirigente del partido recuerda que Gordó está adscrito a la "minoría democristiana" y que fue gerente del partido entre el 2004 y el 2010. Su nombre se mencionó en las conversaciones telefónicas del caso ITV, por el que está inculpado Oriol Pujol Ferrusola, y en su círculo de fieles se encuentra Josep Antoni Rosell, exdirector general de Infraestructuras de la Generalitat detenido por el caso del 3%. "No es la mejor carta de presentación en estos tiempos", indica.

La batalla por la secretaria general será dura. Todavía no se ha abierto el plazo para presentar candidaturas, pero las fuentes consultadas indican que es posible que salgan más nombres a la palestra e, incluso, que se llegue a un acuerdo para consensuar un único candidato. En este caso, no se convocarían primarias para la secretaría general.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad