Guía para entender la asamblea de la CUP

stop

La reunión donde se decidirá el futuro de Mas se celebrará el domingo en Sabadell 

Los diputados de la CUP anunciaron que seguirán los resultados de la asamblea. / EFE

en Barcelona, 24 de diciembre de 2015 (13:00 CET)

La asamblea de la CUP, que se celebrará en Sabadell el próximo domingo y servirá para decidir si Artur Mas es reelegido a no como presidente de la Generalitat, puede hacerse más larga que un día sin pan. Empezará a las 9.00 horas de la mañana y concluirá a las 21.00 horas, aunque no sería extraño que se alargase hasta bien entrada la noche.

Y es que hay muchos participantes, 3.577, y mucho de qué hablar. Entre los inscritos hay militantes de la CUP, simpatizantes del partido que han sido validados por las asambleas locales y miembros de otros movimientos como Crida Constituent, con la que la CUP se presentó en coalición a las elecciones catalanas.

Votar para decidir cómo se vota

Una vez reunidos en la pista de Atletismo cubierta de Sabadell, lo primero que harán es votar para decidir cómo votan. O sea, se decidirá si la decisión final, la de investir o no investir a Mas, se toma por votación a mano alzada o en secreto mediante urnas y con papeletas. Si el 25% de los asistentes lo reclama, se optará por la votación secreta.

Después se procederá a las intervenciones para poner al día a los asistentes de qué es lo que se ha negociado. De momento, la CUP ha puesto a disposición de su militancia un documento de 55 páginas en el que explica los pros y los contras de cerrar el pacto de Govern con Junts pel sí.

Cuatro opciones

En total, se prevé que se realicen 40 intervenciones y que éstas concluyan a eso del mediodía para que antes de irse a comer, los asistentes puedan realizar la primera votación. La CUP ha facilitado cuatro opciones. La primera supondría aceptar el documento que Junts pel sí presentó el martes y dar el visto bueno a Mas. Si gana esta alternativa, Mas podría ser investido antes de que acabe el año.

La segunda posibilidad pasa por rechazar a Mas y continuar con las negociaciones. El margen para seguir hablando es muy estrecho, porque el 11 de enero concluye el plazo legal para que Cataluña tenga nuevo presidente. Si llegada esa fecha, sigue sin haber acuerdo, se convocarán elecciones de forma automática.

Nuevas elecciones

El mismo resultado, la convocatoria de nuevas elecciones, se produciría si la CUP escoge la opción de rechazar la propuesta de Junts pel sí e invitar a los de Artur Mas a buscar otros acuerdos que no sean con la CUP, dicho de otro modo, esta alternativa consiste en dar calabazas a Mas.

Por último, la CUP plantea a su militancia la posibilidad de que rechace el documento presentado por Junts pel sí, pero acepte a Mas como presidente para evitar así la repetición de las elecciones.      

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad