Homs admite ahora que el proceso soberanista no puede seguir adelante

stop

Asegura que ya no hay "mayoría suficiente para finalizarlo" y que desea negociar tras las generales

Artur Mas, Francesc Homs y Andreu Mas-Colell | EFE

en Barcelona, 17 de noviembre de 2015 (11:59 CET)

Cambio de rasante y con la misma velocidad. El ya ex conseller de Presidència, candidato de Democràcia i Llibertat al Congreso, Francesc Homs, ha admitido que el proceso soberanista se ha frenado y que ya no puede seguir adelante, fruto también de la división que se ha generado en el seno de Convergència ante la posibilidad de pactar con la CUP.

"¿Tenemos mayoría suficiente para iniciar el proceso? Digo que sí. Pero no creo que la tengamos para finalizarlo", ha asegurado en la cadena Ser.

Homs es el rostro de la negociación del Estatut con los partidos políticos catalanes y con el PSOE. Ahora intentará una operación similar, como candidato al Congreso, encabezando una lista que ya no será la de Convergència, sino la de Democràcia i Llibertat, en una especie de refundación del partido, y después de que Esquerra tomara la decisión de no repetir la candidatura conjunta de Junts pel Sí. La voluntad es buscar algún tipo de acuerdo ante la nueva situación que se pueda abrir tras las elecciones generales. 

Voluntad de negociación

"De la misma forma que no hay respaldo para finalizarlo sí lo hay para iniciarlo, las cosas tienen una andadura y al final se verá si se decanta para alcanzar la mayoría que ahora falta o para ir a otro tipo de soluciones", ha asegurado Homs. La idea es diáfana: "Que se abra un ciclo en España de más diálogo, de más negociación y de más pacto", ha señalado.

El pragmatismo vuelve, aunque, tal vez, ahora sea demasiado tarde. Homs ha considerado que el guión sigue siendo el mismo, aunque con algunas diferencias: "Se trata de iniciar el proceso, luego se verá si hay voluntad de negociación por parte de las fuerzas políticas del Estado y si hay posibilidad de pacto y luego la gente tendrá que volver a votar", ha indicado.

Presión a la CUP

Respecto a la CUP, Convergència mantiene el mismo discurso, con el objetivo de presionar a la formación anticapitalista. Homs le recrimina al partido que encabeza ahora Antonio Baños su discurso de desobediencia. "Es un discurso, si no estás dispuesto a cumplirlo mejor no hacerlo", ha sentenciado.

El mensaje se mantiene, si la CUP no cambia de actitud respecto a la investidura de Mas, habrá elecciones de nuevo. "Según qué cosas no tiene sentido hacerlas, todo en la vida tiene sus límites, la democracia y la forma de los tiempos corrientes nos exigen flexibilidad, a veces esto se presenta como una claudicación, pero la flexibilidad no puede comportar el romperse. Si lo que pretenden diez diputados es imponer su programa, ya se ve que no tiene recorrido, es mejor ir a las elecciones, si hay voluntad de acuerdo, se verá en los próximos días", ha insistido Homs.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad