Maria Eugènia Gay con su padre (tercero por la izquierda) y el resto de socios del despacho Gay-Rosell & Solano. / Gay R & S

El independentismo se desentiende del colegio de abogados de Barcelona

stop

El independentismo no consigue presentar un candidato a decano, aunque coloca a algunos peones en la lista de Maria Eugènia Gay

Josep Maria Casas

Economía Digital

Maria Eugènia Gay con su padre (tercero por la izquierda) y el resto de socios del despacho Gay-Rosell & Solano. / Gay R & S

Barcelona, 22 de mayo de 2017 (07:55 CET)

El Colegio de Abogados de Barcelona ha convocado elecciones a decano el próximo 28 de junio. De momento, han saltado al ruedo cuatro precandidatos –Maria Eugènia Gay, Jordi Pintó, Venessa González y Lluís Riera-, pero ninguno está situado en la órbita independentista, ni siquiera en la de la izquierda. Se esperaba a un quinto precandidato, con claro perfil independentista, pero todo apunta a que este espacio quedará huérfano.

En círculos de la abogacía barcelonesa se especulaba con una candidatura independentista, incluso se apuntaba hacia la Associació Drets y, concretamente, a uno de sus miembros más destacados, Andreu Van den Eynde, que es el abogado defensor de Carme Forcadell, la presidenta del parlamento catalán. Desde esta asociación confirman que estudiaron la posibilidad de concurrir a las elecciones del 28 de junio, pero lo han descartado. No se presentará Van den Eynde ni otro miembro de la entidad. La Associació Drets es conocida por su combatividad en la denuncia de la catalanofobia en las redes sociales.

Un miembro de la mencionada asociación indica que los abogados independentistas y los “progres” están “huérfanos” porque no se sienten representados por ninguno de los precandidatos a decano. En sus listas no aparecen profesionales conocidos por sus simpatías hacia la CUP, los Comuns de Ada Colau o la ERC de Oriol Junqueras. Sin embargo, desde estos sectores de abogados no se ha articulado ninguna alternativa para presidir un colegio que cuenta con más de 24.000 afiliados.

Los tres mosqueteros independentistas

Otro abogado señala, sin embargo, que la lista de Maria Eugènia Gay incluye a tres independentistas, aunque están en la órbita del Pdecat: Olga Arderiu, Núria Flaquer y Jordi Pina, defensor de la diputada Irene Rigau, en el caso 9N, y de Jordi Montull, en el expolio del Palau de la Música. Estas fuentes definen la lista de Gay como un container donde “se mezcla de todo”. Pese a incluir a los mencionados abogados, niegan que Eugènia simpatice con posiciones soberanistas y recuerdan que su padre, Eugenio Gay, lidera la tercera vía de juristas que exige dar marcha atrás en el referéndum de independencia.

Los cuatro precandidatos que, por ahora, se han echado al ruedo evitan posicionarse políticamente y presumen de liderar listas transversales. No obstante, sus colegas les sitúan con pasmosa facilidad. De entrada, de Maria Eugènia Gay, indican que es “hija de su padre”, que fue vicepresidente del Tribunal Constitucional y presidente del Consejo General de la Abogacía Española. Recientemente fichó como consejero de Criteria. Tanto al padre como a la hija se les coloca en la sociovergencia. Cuenta en su candidatura con abogados de importantes despachos como Pina (Molins & Silva) o Josep Maria Balcells (Baker & McKenzie), que ya fue tesorero del colegio. Eugenia conoce la casa porque ya estuvo en la junta de la decana Silvia Giménez-Salinas.

Guerra dinástica

Los precandidatos con más opciones son Maria Eugènia Gay y Jordi Pintó. Curiosamente, los dos son hijos de exdecanos de este mismo colegio. Aspiran al trono que ocupó su padre. El progenitor de este último, Juan José Pintó, fue presidente de la desaparecida Caixa Barcelona y copresidente de La Caixa a principios de los noventa. Su hijo está al frente del Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE) y durante muchos años ha trabajado en Madrid. Sus colegas le definen como un “conservador” bien visto por los populares. Sin embargo, ha formado un equipo diverso, integrado mayoritariamente por mujeres, entre las que destacan María Eugenia de Olivar (del despacho de Emilio Zegrí) y Mercedes Cuyàs (Maresca).

Elecciones al Colegio de Abogados de Barcelona: una guerra dinástica entre las familias Gay y Pintó

Lluís Riera se presenta como un outsider. Insiste en que no tiene apoyos políticos ni forma parte de ningún lobby. Ejerce la abogacía desde hace cuarenta años. Ha formado un equipo donde abundan los abogados jóvenes. En su entorno aseguran que siempre sintonizó con la vieja CiU.

Vanessa González preside la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno (Altodo) desde que se constituyó en 2007. Esta entidad lucha contra la privatización del turno de oficio. Ha concurrido en anteriores elecciones al colegio barcelonés así como al consejo general de la abogacía. Sus detractores la sitúan en la órbita de Ciudadanos, aunque reconocen su combatividad. Altodo denunció los actuales estatutos del colegio ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El caso está pendiente de sentencia.

El plazo para presentar candidaturas expira el 7 de junio. Por primera vez, en estas elecciones se renovará a toda la junta de gobierno, incluido al secretario y a los trece diputados. El actual decano, Oriol Rusca, no se presenta a la reelección.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad