Jordi Martí no se presentará a las primarias de BCN si se expulsa a los díscolos

stop

El líder municipal del partido traslada la crisis abierta en el Parlament al ámbito municipal

20 de enero de 2014 (13:45 CET)

El PSC se tambalea también en Barcelona. La crisis abierta en el seno del partido por los tres diputados díscolos del Parlament amenaza con tener una incidencia notable en el proceso de primarias. El líder del partido en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí, ha anunciado que renunciará a los comicios internos si se expulsa a los disidentes.

Martí, que hace unos meses renunció a su cargo en la Ejecutiva del partido, también ha indicado que abandonaría sus responsabilidades como presidente del grupo en el consistorio. Con este movimiento, el líder municipal toma la delantera. De salirse son la suya, saldría reforzado entre los distintos candidatos críticos que se presentan al proceso. De fracasar, logra retirarse antes del inicio de la batalla.

Candidatos

"Si hay una sola expulsión no me presentaré. ¡Imposible! En democracia no puedes participar en un combate de ideas y de proyectos con la mirada amenazante de la dirección del partido", ha indicado

Las declaraciones de Martí llegan el mismo día en que se ha iniciado la pre-campaña de las primarias. Los candidatos han acudido hoy a inscribirse en el proceso con la presentación de avales. En el acto, figuraba el propio Martí, la concejal Carmen Andrés, el médico y militante socialista Manuel Fernández, la ex diputada Laia Bonet, el portavoz del partido, Jaume Collboni, y la diputada Rocío Martínez-Sampere.

Del Parlament al Ayuntamiento

Estos tres últimos han tenido un papel destacado durante la crisis de los diputados díscolos. Tanto Martínez-Sampere como Bonet se incluyen en el sector crítico del PSC mientras que Collboni, afín a la dirección del partido, ha solicitado a Pere Navarro que no expulse a los disidentes.

Finalmente, Martínez-Sampere votó con la mayoría del grupo parlamentario --pese manifestarse en contra de la decisión--. Tras ello, comunicó que dimitía de sus cargos en el partido. Bonet también ha dejado de sus responsabilidades del partido y anunció que, en caso de expulsión de los díscolos, no aceptaría el acta de diputado que le toca por orden de lista. Las primarias exigen no tener cargos en el PSC pero sólo obligaban a dejarlos de forma temporal. Por su parte, Collboni siguió la disciplina del partido marcada por la dirección.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad