Junts pel sí y la CUP 'desconectan' de España

stop

La formación de Carles Puigdemont enmienda la moción de la CUP por lo que se refiere a la desobediencia a los tribunales españoles y al papel de los Mossos d'Esquadra

Romeva, Munté, Junqueras y Puigdemont, votan en el Parlament una de las mociones sobre la declaración soberanista / EFE

Barcelona, 07 de abril de 2016 (14:46 CET)

El parlamento catalán ha ratificado la declaración de ruptura del pasado 9 de noviembre con los únicos votos a favor de Junts pel Sí y la CUP, que fue la formación que presentó la moción para comprobar la determinación del gobierno de la Generalitat de llevar a cabo la anunciada desconexión con el Estado.

Junts pel Sí optó por apoyar la moción, pero después de votar por separado dos enmiendas al texto propuesto por la CUP: la primera, para evitar desatender los requerimientos judiciales y, la segunda, para proteger a los Mossos d'Esquadra en el llamado proceso de desconexión.

La oposición se muestra muy crítica

Catalunya sí que es Pot no ejerció el derecho al voto y el resto de grupos de la oposición votaron en contra. Todos se posicionaron de manera muy crítica contra la moción.

Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, señaló que "hoy es el día en que el partido antisistema toma el timón de la política catalana". En su opinión, se ha buscado un "conflicto directo e innecesario" con el Tribunal Constitucional.

Ferran Pedret, del PSC, subrayó que la moción es "irresponsable e innecesaria" y que, con ella, la CUP ha intentado hacer un "examen a la determinación de JxS" en el proceso de desconexión.

Joan Coscubiela, de CSQP, insistió en que la resolución del 9-N "nació muerta" y que su ratificación de ayer "nos lleva a un callejón sin salida". "Hablan de desconexión con el Estado, pero practican la conexión con el FLA; prometen cada día desobediencia al Tribunal Constitucional, pero desobedecen a los servicios jurídicos del parlamento catalán", que han advertido contra la moción, recordó el diputado.

Javier García Albiol, del PP, indicó que la moción es "una gran mentida" y no tiene ninguna utilidad porque "Cataluña seguirá siendo España por mucho que les pese". El líder popular concluyó que "esta resolución tiene el mismo valor que un billete de diez euros del Monopoli".

Joan Garriga, de la CUP, justificó el texto por entender que "sin desobediencia nada es posible".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad