La ANC rompe los límites éticos con su nueva campaña

stop

La asociación independentista sembró de cruces, como si fuera un cementerio, las plazas de ciudades como Vic u Olot. Acusa al Estado español de ser responsable de la crisis en el sistema sanitario catalán.

Las cruces de la ANC diseminadas en la Plaza Mayor de Vic. / ANC

Barcelona, 23 de julio de 2016 (17:41 CET)

En su afán de agitar el sentimiento independentista, la Asamblea Nacional de Cataluña inició su 'campaña de verano' denunciando al Estado español de "destrozar el sistema sanitario" catalán. Y para logra el golpe de efecto, sembraron la plaza mayor de Vic con cruces amarillas, como si fuera uno de los cementerios de Normandía donde reposan los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

En cada cruz, pintada de amarillo, reza la inscripción Sistema Sanitario Catalán, y todas las cruces se sostienen de pie gracias a la cobertura de varios centímetros de arena que la ANC ha diseminado en la plaza. En Olot también han sembrado de cruces una de las plazas del centro de la ciudad.

La ANC, con esta puesta en escena, pretende acusar al Estado español ser "insensible con el padecimiento de los ciudadanos". Además, han repartido unos 100.000 volantes entre centros sanitarios y hospitales de Cataluña, con la leyenda "Les hemos destrozado el sistema sanitario", que en algunos casos, tenían la forma de suero.

 

 

La frase había sido dicha por el director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso al ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en una grabación que había sido difundida por el diario Público, y que precipitó la caída del funcionario. En un momento de la grabación, De Alfonso describía al ministro las acciones de su oficina: "Les hemos dado en todos los morros con Ramón Bagó, les hemos destrozado el sistema sanitario, les hemos acusado, estamos jorobándoles el CTT [Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació]".

Para la ANC, esta expresión ya es garantía suficiente para anunciar que "El Estado español pone en riesgo la salud de todos los ciudadanos de Cataluña, independentistas o no".

Según esta asociación, si existiera una república catalana "se podrá crear un sistema sanitario con criterios de justicia, equidad, eficiencia y calidad", y garantizan que no habrá listas de espera y que los profesionales tendrán "buenas condiciones laborales".

Además de preparar el terreno para los actos del 11 de septiembre, la ANC busca recuperar la iniciativa frente a sus bases, que fueron invadidas por la apatía cuando tuvieron que votar si decidían emprender una campaña de promoción del referéndum de la independencia: el 70% de sus asociados no participó de la consulta.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad