Irene Montero (de pie), conversa con Adriana Lastra durante un pleno del Congreso. EFE

La campaña ya está aquí: Podemos abre las hostilidades con el PSOE

stop

Podemos advierte al Gobierno que pondrá dificultades a todos los decretos que presente y abre fuego contra el PSOE por no citar a Rajoy en el Congreso

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Irene Montero (de pie), conversa con Adriana Lastra durante un pleno del Congreso. EFE

Barcelona, 13 de febrero de 2019 (19:01 CET)

Podemos ha activado el chip electoral en un tiempo récord. Los de Pablo Iglesias han pasado en apenas unas horas de intentar salvar los presupuestos del Gobierno con llamadas a la desesperada a Carles Puigdemont a advertir a Pedro Sánchez que ya no aceptará los decretos gubernamentales que presente sin poner dificultades. 

Sánchez se ha quedado así sin en el último de sus aliados. Podemos permaneció al lado del PSOE después de que las conversaciones con los independentistas fracasaran a cuenta de la figura del relator, pero después de que el Congreso haya tumbado este miércoles los presupuestos, los de Iglesias han optado por colocarse en la arena preelectoral.

Tan radical ha sido el giro de Podemos respecto al PSOE que los de Iglesias ya han hallado un tema con el que atacar al PSOE. Apenas unas horas después de que España se situase en un escenario de convocatoria inminente de elecciones, Podemos denunció "un importantísimo bandazo" del PSOE al coincidir con el PP en descartar la solicitud de más comparecencias en la comisión de investigación de la presunta financiación ilegal de los populares, lo que provoca que Mariano Rajoy no tenga que asistir.

El secretario general del grupo confederal de Unidos Podemos en el Congreso, Txema Guijarro, no dudó en sobreactuar con el asunto y en presentarlo. "El acuerdo entre PP y PSOE es una triste sorpresa", ya que si del grupo popular era "esperable" este movimiento, no del grupo socialista.

La campaña del PSOE

Entretanto, los socialistas se preparan para lanzar su primer mitin. Si, como todo apunta, Sánchez concreta este viernes el adelanto electoral, veinticuatro horas después ya entrará de lleno en la faena de precampaña. Lo hará en Andalucía, una comunidad crucial para el PSOE de cara a las generales. Y lo hará junto a su eterna enemiga interna en el PSOE, Susana Díaz.

El acto estará cargado de simbolismo en todos los sentidos, ya que servirá a Sánchez para pedir la movilización de sus votantes y para iniciar un mensaje que promete ser machacón: hay que evitar un pacto en España como el de Andalucía (PP+Ciudadadanos+Vox).  Ese será su mantra de una campaña que solo Sánchez puede decidir cuándo empieza.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad