La ciencia española abre las puertas a terapias más eficaces contra el cáncer

stop

Un equipo del CNIO halla los efectos de la proteína CDC25A, especialmente resistente a los tratamientos intensivos contra el cáncer

La Directora del CNIO, María Blasco, durante una rueda de prensa en noviembre pasado / EFE

Madrid, 08 de abril de 2016 (13:36 CET)

La resistencia a la quimioterapia es una de las principales causas en el fracaso de los tratamientos oncológicos y, por ello, uno de los campos de investigación de mayor importancia. Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha identificado un nuevo factor determinante para esta resistencia: una proteína incrementada en las células cancerosas, la CDC25A.

El hallazgo, un logro del equipo dirigido por Óscar Fernández-Capetillo, acaba de ser publicado en la revista Molecular Cell. El descubrimiento abre las puertas a terapias más eficaces y a predecir en qué tipo de pacientes serán más exitosas, según explican desde el CNIO.

Destruir el genoma

El objetivo de muchos de los agentes usados en quimioterapia es destruir el ADN de las células cancerosas. Precisamente, la investigación se ha centrado en una proteína responsable de reparar este genoma, la quinasa ATR.

Una sustancia que "está presente en todas las células, tanto en las sanas como en las cancerosas, pero en las tumorales su función es aún más vital porque su genoma está altamente fragmentado y necesita ser reparado frecuentemente para no morir", explica Fernández-Capetillo. De ahí la importancia de inhabilitar esta proteína.

Técnica puntera

Durante el estudio, los científicos han intentado anticiparse a posibles resistencias al tratamiento que puedan surgir. Para identificar estas posibles mutaciones que puedan convertir a las células en más resistentes, los investigadores usaron la tecnología de alteración del genoma CRISPR, una herramienta que permite "cortar" y "pegar" fragmentos del genoma humano.

Esta técnica valió el Premio Princesa de Asturias a sus creadoras, las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad