La Constitución desmonta el marketing periodístico del PP

stop

Los expertos garantizan que saltarse los dos meses de espera, como defienden los medios próximos a Mariano Rajoy, sería inconstitucional

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

Barcelona, 08 de marzo de 2016 (01:00 CET)

¿Qué pasará ahora, tras la fallida investidura de Pedro Sánchez, en la política española? ¿Se cerrará una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos? ¿Se formará un pacto de izquierdas con PSOE, Podemos, IU y Compromís? ¿Se celebrarán nuevas elecciones a finales de junio?
   
Todos estos interrogantes están vigentes. Lo único seguro es que, según la Constitución, los partidos tienen un plazo de dos meses para negociar y tratar de encontrar una solución que permita la formación de Gobierno.

Adelantar las elecciones

Pero incluso sobre esta certeza se ciernen algunas dudas, porque el entorno mediático del PP ha planteado en los últimos días la opción de, obviar ese plazo, y convocar las elecciones de forma inmediata ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo de gobernabilidad.

Expertos constitucionalistas explican a Economía Digital que esa opción no es viable. "Hay que esperar al 2 de mayo. El artículo 99.5 de la Constitución así lo establece en términos imperativos", indica el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona (UB) Xavier Arbós.  

Imperativo legal    

"No hay alternativa al trascurso de esos dos meses. Cuando concluyan, será el rey quien por imperativo legal disolverá ambas Cámaras y convocará elecciones, que se celebrarán a finales de junio", añade el catedrático.

Arbós especifica que esta regulación "tiene sentido" por dos razones. Por un lado, obliga a los partidos a negociar y a ponerse de acuerdo, lo que resulta fundamental en un sistema parlamentario. Por otro lado, evita que el presidente en funciones de turno convoque las elecciones de forma partidista.

Reforma constitucional

No obstante, este experto en Derecho Constitucional señala también que, de cara a la posible futura reforma de la Carta Magna que algunos partidos proponen, se podría modificar este artículo 99.5 para obligar a los partidos a buscar un acuerdo.

Indica como posible reforma la introducción de un artículo en la nueva Constitución que sitúe como presidente de un nuevo gobierno al candidato del partido más votado si, transcurridos por ejemplo tres meses desde la celebración de las elecciones, el país sigue sin gobierno.

Un artículo muy explícito

Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), coincide con el diagnóstico de Arbós. "El artículo 99.5 no admite ninguna otra interpretación. Es muy explícito", asegura.

"Si transcurrido el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, no hay presidente, el rey disolverá las Cortes", relata. "El monarca tendrá que hacerlo de forma obligatoria, porque es un acto debido", agrega.

Pacto PSOE-Ciudadanos 

De Carreras señala que hay cierta incertidumbre, porque es la primera vez que la política española se enfrenta a una situación de estas características y recuerda que "sólo el PSOE y Ciudadanos han trabajado por llegar a un acuerdo". 

El catedrático insiste en que "no hay otra interpretación  posible de la Constitución", por lo que los partidos tendrán que hacer un esfuerzo para pactar y formar un nuevo gobierno.

El papel del rey, pautado

También indica que el papel del rey está pautado en la Carta Magna y que, si transcurrido el plazo de dos meses, no hay acuerdo, deberá convocar las elecciones automáticamente.  No obstante, el monarca sí tiene cierto margen para hacer de intermediario y "estimular" a los líderes políticos a buscar el consenso.

Y mientras, Mariano Rajoy trata de impulsar las negociaciones para construir esa gran coalición con PSOE y Ciudadanos, que ya han alcanzado un acuerdo entre ellos con 200 medidas de reforma.

Rajoy llama a la gran coalición

El presidente en funciones afirmó este lunes en una entrevista en la Cope que "las elecciones deben ser la última elección. Mi propuesta es no ir a ellas gracias a un gobierno de coalición".

"Yo no apuesto por elecciones, sino por un gobierno de coalición, que el PSOE ha boicoteado", insistió Rajoy, quien culpa a Sánchez de no haber querido negociar con el PP. "Una coalición permitiría un gobierno fuerte con capacidad para hacer reformas",  concluyó Rajoy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad