Las ocho claves del pacto entre Sánchez y Rivera

stop

Pedro Sánchez y Albert Rivera ya tienen acuerdo cuyas claves son:

Economía Digital

Pedro Sánchez y Albert Rivera quieren llegar a acuerdos sobre la reforma constitucional, aunque todavía no hay nada concreto./ EFE
Pedro Sánchez y Albert Rivera quieren llegar a acuerdos sobre la reforma constitucional, aunque todavía no hay nada concreto./ EFE

Barcelona, 24 de febrero de 2016 (13:44 CET)

No subir los impuestos

Sánchez y Rivera intentarán no incrementar la presión fiscal. Así, el IRPF se mantendrá con los tramos actuales, pese a la promesa de Ciudadanos de rebajar los impuestos. Sí se reducirá el IVA cultural, que pasará del 21% al 7%. Además, se eliminarán algunas deducciones en el Impuesto de Sociedades para las grandes empresas y se revisará para unificarlo el Impuesto de Sucesiones, que como está cedido a las autonomías es distinto en cada comunidad.

Eliminación de las diputaciones provinciales

Alfredo Pérez Rubalcaba fue el primero en proponer la eliminación de las diputaciones provinciales. En la campaña del 20-D, Rivera hizo suya esa reivindicación. Ahora, socialistas y ciudadanos planean eliminar las 38 diputaciones provinciales, que cuentan con un presupuesto conjunto anual de alrededor de 6.000 millones de euros anuales y emplean a unos 60.000 trabajadores. Estas entidades, creadas en 1812 por la Constitución de Cádiz, serán sustituidas por un consejo de alcaldes. El pacto no afectará a las diputaciones forales, cabildos y consejos insulares.

Limitación de mandatos

El pacto plantea que los presidentes del Gobierno español no permanezcan más de ocho años en el cargo. Ya hay un antecedente: el de José María Aznar, que se comprometió a no superar ese periodo al frente del Ejecutivo y al cumplir ocho años en el poder dio el relevo a Mariano Rajoy. El entorno de Aznar siempre manifestó que el ex presidente se arrepintió de haber hecho esa promesa.

Reforma del Senado

PSOE y C's han dejado para mejor ocasión el eterno proyecto de eliminar el Senado, pero sí se plantean reducir su dimensión al pasar de 266 a 80 senadores y convertirlo en una cámara de verdadera representación territorial.     

Fomento de la participación

Los ciudadanos de a pie pueden intentar que el legislador les escuche y atienda sus peticiones para regular algún asunto. La herramienta del pueblo para presionar al poder es la Iniciativa Legislativa Popular, pero para presentarla se requieren 500.000 firmas. Sánchez y Rivera han acordado rebajar esa cifra a la mitad y exigir sólo 250.000.

Despolitización de la justicia

Los magistrados del Tribunal Constitucional y los miembros del Consejo General del Poder Judicial ocupan sus cargos a propuesta de los partidos políticos. Ciudadanos aboga por una fórmula de elección que deje al margen a la política y garantice la profesionalidad de los jueces.

Unidad de España

Rivera ha insistido durante todo el proceso de negociación en la importancia de garantizar la igualdad entre todos los españoles y evitar la ruptura del país. Pese a su proyecto federalista, los socialistas comparten esa tesis y están dispuestos a blindar el artículo 1 de la Constitución y a rechazar un referéndum de independencia en Cataluña. Este punto distancia al PSOE de Podemos, ya que los de Pablo Iglesias reclaman la celebración de esas consulta.      

Legislación laboral

Ciudadanos renuncia a una de sus propuestas estrella: el contrato único. A cambio, los socialistas aceptan que los trabajadores con salarios más bajos perciban una paga extra. De momento, seguirán existiendo tres tipos contrato: fijo, de formación y temporal.  

Consulta aquí el documento    
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad