Pedro Sánchez y Francina Armengol, en un acto de partido,/EFE

La crisis en Podemos Baleares amenaza el gobierno de Armengol

stop

El enfrentamiento entre dirigentes se agudiza con una nueva dimisión

Barcelona, 05 de enero de 2017 (12:11 CET)

La crisis interna en Podemos tiene en Baleares ingredientes propios. Más allá del choque entre 'pablistas' y 'errejonistas', en el archipiélago el conflicto interno se nutre de acusaciones de pucherazos y conductas poco ejemplares en cargos institucionales. El último episodio se ha producido este jueves, con la dimisión del secretario jurídico de la Comisión de Garantías Democráticas autonómica, Joan Canyelles.

Al dirigente se le acusa de haber utilizado "un lenguaje inapropiado" al proponer a Carmen Azpelicueta, miembro del Consejo Ciudadano (la ejecutiva de la formación), que no acudiera a las reuniones de este órgano y ofrecerle a cambio un puesto de trabajo. Varios medios locales difundieron la grabación en la que Canyelles realizaba la oferta a Azpelicueta.

Además, sobre Azpelicueta pesan acusaciones de fraude en las primarias para decidir las listas de Podemos en las elecciones autonómicas. Tras una auditoría, el comité electoral de Podemos estatal detectó 330 votos irregulares de personas que no sabían que habían votado en estas primarias.

Dos diputadas de Podemos votan "en conciencia"

La dimisión de Canyelles se suma a la expulsión del partido de la presidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas, y de la diputada Montse Seijas por presunto trato de favor. Amenazaron con votar en contra de los presupuestos del gobierno autonómico si no se renovaba un convenio con el CSIC para financiar el proyecto científico en el que trabaja el dirigente autonómico Daniel Bachiller.

Bachiller también fue expulsado de la dirección, mientras que Huertas y Seijas se aferraron a sus cargos institucionales pese a la exigencia del partido de que abandonaran el acta. Las dos diputadas aseguraron que desde su expulsión votarían en "conciencia", sin seguir las directrices de Podemos, y ya han sumado sus votos a los del PP en varias ocasiones.

El gobierno PSIB-Més teme más fugas de voto

El ejecutivo autonómico en Baleares, presidido por Francina Armengol, está formado por el PSIB (15 diputados) y Més (10 diputados), con el apoyo externo de ocho de los diez diputados de Podemos, los que siguen siendo fieles a la dirección. En total suman 33 escaños, tres por encima de la mayoría absoluta.

La deserción de las diputadas de Podemos debilita la mayoría de gobierno de socialistas y nacionalistas, hasta el punto de que están tanteando a la formación regionalista conservadora Proposta per les Illes (3 diputados) por si necesitaran su apoyo en caso de nuevas fugas de voto en el dividido grupo parlamentario de Podemos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad