La CUP agita la calle para hacerse perdonar el apoyo a Puigdemont

stop

Convoca una huelga de estudiantes para el 2 de marzo con la excusa de la subida de las tasas universtarias y protagoniza actos violentos en los campus

Una pancarta de los estudiantes afines a la CUP en la UAB.

Barcelona, 24 de febrero de 2017 (05:00 CET)

La CUP agita la calle. Calienta el ambiente para la huelga que ha convocado en el ámbito educativo para el 2 de marzo. La CUP reclama "tomar la calle" para hacerse perdonar que ha aprobado los presupuestos del Govern de Junts pel Sí, que preside Carles Puigdemont, el mismo que no ha aceptado bajar esas tasas universitarias en un 30%, como reclamaba la formación anticapitalista.

La movilización en las universidades es total. Se cortarán calles y habrá manifestaciones en diferentes espacios de Barcelona

La movilización en las universidades es total. Se cortarán calles y habrá manifestaciones en diferentes espacios de Barcelona, y en las universidades. Las últimas concentraciones se han saldado con acciones violentas que han provocado un duro comunicado del equipo de gobierno de la UAB. La huelga la convoca el Sindicato de estudiantes de los Països Catalans, SEPC, el referente de la CUP en las universidades.

Durante las últimas semanas han protagonizado diferentes actos, explicando sus reivindicaciones, pero con formas agresivas, "vestidos de negro y encapuchados, tirando petardos en los espacios públicos y provocando destrozos en el mobiliario y en las entidades bancarias de los campus", en concreto en la Universidad Autónoma de Barcelona.

A Arcadi Navarro: "Recuerda que eres mortal"

El martes los destrozos y la amenaza de muerte al secretario de universidades, Arcadi Navarro, de Democràtes per Catalunya –el partido que surgió de la escisión de Unió Democràtica, y que apostó por el movimiento independentista-- llevó a la universidad a considerar "intolerable" la actitud de los jóvenes de la CUP. En un cartel se podía leer, bajo la foto de Navarro: "Recuerda que eres mortal".

Se trata del actual socio de Junts pel Sí, la formación que permitirá al presidente Puigdemont aprobar los presupuestos. Estaba previsto que en estas semanas se aprobara en el Parlament, pero los grupos del PSC, PP y Ciudadanos han presentado recursos ante el Consejo de Garantías, y la aprobación final se demorará por lo menos un mes.

Todo "supeditado" al "interés colectivo"

El SEPC ha ocupado los espacios públicos de las universidades con todas sus reivindicaciones y con pancartas como la que ilustra esta información, en la que se asegura que "las libertades individuales se supeditan al interés colectivo".

Lo que no dicen es quién interpreta cuál es ese interés colectivo, en una muestra de dirigismo ideológico poco compatible con los valores democráticos. Pese a que ese ideario de la CUP es conocido, la coalición de Junts pel Sí, formada por el PDECat y ERC no ha tenido ningún problema en buscar su apoyo y en sumar esfuerzos para mantener la llama del proceso soberanista.

Algunos conocedores de las actividades de la CUP en los últimos años aseguran que todo esto no es nuevo, y que se han producido algunas paradojas. Y es que "el único estudiante que fue expulsado de la UAB, por comportamientos violentos", es hoy alcalde. Se trata de Eudald Calvo, el primer edil de Argentona, y vicepresidente segundo de la Asociación de Municipios por la Independencia, AMI, que preside Neus Lloveras, del PDECat, y alcaldesa de Vilanova i la Geltrú.

Todo 'normal'

Como otros dirigentes de la CUP, cumplió todos los pasos: miembro de Maulets, en el instituto, del SEPC en la universidad, y de la CUP, para ser ahora alcalde.

Otras fuentes constrastadas aseguran que los estudiantes del SEPC recibían cursos en el País Vasco en verano, sobre violencia callejera, organizados por Jarrai, y tras recibir subvenciones de la propia universidad, en los tiempos en los que el rector de la UAB era Carles Solà, que fue consejero de Universidades, a propuesta de ERC, en los gobiernos tripartitos.

Los actos de los 'cachorros' de la CUP del pasado martes colmaron la paciencia del actual equipo de gobierno de la UAB, cuya rectora es Margarita Arboix. Pero los socios de la CUP no han elevado ninguna propuesta. Todo dentro de lo 'normal'. El 2 de marzo, los anticapitalistas tomarán las calles y las universidades.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad