La destrucción de empleo no ha tocado fondo

stop

Rajoy defiende la reforma laboral “amplia, profunda y equilibrada” que presentará este viernes. Recuerda que tiene el visto bueno de los Jefes de Estado y de Gobierno del área euro

Mariano Rajoy saluda al Gobierno en el Congreso

08 de febrero de 2012 (11:16 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que las cifras de empleo, "por desgracia", no van a mejorar en el corto plazo, sino que empeorarán en el año 2012. Por ello, el Gobierno defiende una reforma laboral “amplia, profunda y equilibrada” que presentará a sus ministros este viernes.

Así lo ha señalado el político durante su comparecencia en el Congreso para explicar los resultados de la última cumbre europea. El jefe del Ejecutivo ha repasado las medidas emprendidas por el Gobierno y los acuerdos de la Cumbre. En este sentido, ha destacado la necesidad de aplicar una política “global”. Según su punto de vista, la consolidación fiscal por sí sola no sirve para relanzar la economía y crear empleo. “Es condición necesaria, pero no suficiente”, ha dicho.

Además, ha comentado que los Jefes de Estado y de Gobierno del área euro dieron la bienvenida a las medidas aplicadas por España en consolidación fiscal y mejora de la competitividad. También ha reconocido que los líderes europeos le han reclamado que siga por el mismo camino e impulse más medidas para mejorar la economía española.

Concertación social

En su comparecencia, el presidente se ha declarado partidario de que la ordenación legal en materia laboral cuente con el apoyo de las partes directamente implicadas --sindicatos y empresarios--. Los agentes sociales no conocen la hoja de ruta que el popular presentará este viernes al Consejo de Ministros, y les ha achacado que no han avanzado “de forma clara” en algunos aspectos. Sobre todo la intermediación, la contratación, la flexibilidad interna, la formación o la estructura de la negociación colectiva.

Sindicatos y empresarios han enviado al Gobierno los acuerdos parciales y las razones de los desacuerdos. Según Rajoy, han enriquecido la elaboración de la reforma en la que trabaja el Gobierno.

Obligación UE

Por otro lado, ha asegurado que “la Unión Europea no nos obliga a nada”. De hecho, afirma que España asumió compromisos al entrar en el euro, como el de garantizar las finanzas públicas con el pacto de estabilidad y crecimiento. “Es evidente que estamos muy lejos de cumplir”, ha añadido.

Según Rajoy, el plan del Gobierno es recuperar el “tiempo perdido” y realizar en el tiempo más breve posible las reformas estructurales que permitan ganar flexibilidad y competitividad, mantener una senda sostenible de las finanzas públicas y asegurar el crecimiento y la creación de empleo. Por ello se tiene que ir más allá de la consolidación fiscal. El presidente defiende que España se tiene que exigir “un mayor esfuerzo” y “desterrar las improvisaciones, evitar los bandazos y ser tenaz con las medidas.

Rajoy ha afirmado que “estas reformas son la mejor tarjeta de visita ante la Unión Europea”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad