Toni Comín, en el Parlament, cuando era conseller. Foto: EFE
stop

La fiscalía pide a Llarena que vuelva a solicitar la entrega de los exconsellers a la justicia belga, que desestimó la primera euroorden por un defecto de forma

Madrid, 17 de mayo de 2018 (14:13 CET)

Apenas 24 horas después de que la justicia belga desestimase la entrega de Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig alegando un defecto de forma, la fiscalia ya ha solicitado al Tribunal Supremo que emita una nueva euroorden contra los tres exconsellers procesados en la causa que el juez Pablo Llarena instruye contra el proceso independentista, según informa EFE. 

El Ministerio Público comparte la tesis del magistrado de que el error en cuanto a la entrega de los exconsellers ha sido cometido por Bélgica, y no por el alto tribunal español. "No obstante", añade, "vistas las discrepancias de carácter formal suscitadas por las autoridades judiciales competentes de Bélgica", considera oportuno solicitar a Llarena que "emita orden europea de detención y entrega" de los procesados "que deberá enviarse directamente a las autoridades judiciales de Bélgica".

Discrepancias formales

El defecto de forma de la euroorden a ojos de la fiscalía y el tribunal belgas radica en la ausencia de una orden de detención nacional previa a la euroorden. El Supremo, que ha acusado a la justicia belga de falta de colaboración, considera, en cambio, que el auto de procesamiento que el alto tribunal dictó el 21 de marzo, y en el que se sustenta la petición de entrega, ya equivale a esa orden de detención, porque ahí se fijaba la prisión preventiva para los tres exconsellers.

La decisión es inapelable, pero, al remitirse a una cuestión formal y no entrar en el fondo de la cuestión, no impide que se emita una nueva euroorden que corrija los defectos que le achacan, como ahora pide el ministerio fiscal.

Hemeroteca

Pablo Llarena
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad