La Generalitat llevará a Bañez a los juzgados

stop

CONFLICTO AUTONÓMICO

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social

09 de octubre de 2012 (20:42 CET)

Una empresa, cuando no paga las cotizaciones a la Seguridad Social, acaba recibiendo la llamada del Ministerio de Empleo. Y se inicia un proceso que puede acabar, incluso, en concurso de acreedores. Pero si las dos partes conocen la situación, y se está a punto de pagar, no tendría sentido una multa o un recargo.

Ese es el argumento del Govern de la Generalitat. Lleva semanas reclamando, con cierta angustia y desesperación, que las autonomías puedan recibir los recursos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

No hay dinero. No hay liquidez. No se pueden pagar los conciertos sanitarios, ni educativos, ni los conciertos sociales. Pero el denominado FLA no llega.

568 millones y un recargo de 24 millones

Finalmente, la Generalitat recibió este martes 568 millones de euros para pagar esos conciertos sanitarios y educativos. Pero han llegado nueve días tarde. Y el Govern no ha pagado, cuando le tocaba, el 1 de octubre, 120 millones de euros correspondientes a las cuotas de las cotizaciones de la Seguridad Social del mes de septiembre.

¿Respuesta del Ministerio de Empleo que dirige Fátima Bañez? Un recargo del 20%. Es decir, la Generalitat deberá pagar 24 millones adicionales, en un momento en el que cada euro cuenta como un tesoro.

Tanto que se puede comparar esa cifra con los 20 millones que ha recaudado la Generalitat con el euro por receta desde que se implantó la medida en julio hasta septiembre.

Contencioso-administrativo

Deberá pagar, por tanto, 124 millones, a no ser que prospere el requerimiento que ha presentado el Govern ante el Ministerio. Si la ministra Bañez no reacciona, el Ejecutivo catalán presentará un recurso contencioso-administrativo, judicializando el proceso.

Fuentes del Departamento de Economia de la Generalitat aseguran que se confía en un rápido acuerdo, pero la situación política tampoco ayuda. Y la Generalitat quiere hacer valer sus derechos.

El Ministerio de Empleo, no supo o no pudo difundir este martes su visión de los hechos. Economía Digital trató de conocer sí, efectivamente, como apunta el Govern, se conocía la situación, a la espera de que llegaran los fondos del FLA. Pero resultó imposible. No hubo respuesta.

Ayuda a un 6% de interés

El Govern alega que todos los ministerios son conscientes de que las autonomías están en una situación muy delicada, y que esperan con ansiedad que se transfieran los recursos del FLA, que no se conceden con gratuidad.

La segunda entrega del Fondo de Liquidez a Catalunya, de 568 millones, se ha articulado como un préstamo a 10 años, con dos años más de carencia, a un tipo de interés entorno al 6%. Ese tipo de interés surge del cálculo del Gobierno, que entrega esa cantidad al mismo coste de financiación del Tesoro en octubre más 30 puntos básicos, o el 0,30%.

Y alega el Govern que no se puede entender que, conociendo esa tesitura, se cargue ahora un 20% por un impago del que ya se avisó.

Esos 568 millones se suman a los 471 millones que había adelantado en los últimos días el Gobierno, también a través del FLA, pero que ya tenían un destino implacable: los vencimientos de deuda pública. Del total de 5.023 millones de euros que la Generalitat pidió al FLA, con la entrega de este martes ya habrá recibido 1.039 millones.

"Sin pies ni cabeza"

“No tiene ni pies ni cabeza”, sentenció el portavoz del Govern, Francesc Homs, en referencia a ese recargo por el impago de las cotizaciones sociales, en su habitual tono coloquial.

Homs, sin embargo, no quiso entrar en una valoración política, y no atribuyó la decisión de Bañez a “represalias” por el camino soberanista emprendido por el president Artur Mas. Se conformó con pensar que se debe a “dificultades financieras”.

Ruido ensordecedor

Pero ese ruido de fondo ha comenzado a ser ensordecedor en los departamentos de la Generalitat. El Gobierno central juega sus cartas, aunque si fuera así, según Homs, “cometería un delito de prevaricación”.

Lo cierto es que el FLA se ha puesto en marcha con mucha lentitud, que se explica también por las dificultades del Ejecutivo de Mariano Rajoy para convencer a los bancos a que prestasen 8.000 millones al fondo, que contará con un total de 18.000 millones de euros.

CiU y ERC piden un referendo en el Congreso

Todo ello es verdad. Pero también es cierto que la distancia entre el Ejecutivo español y el catalán es cada día más grande.

El Govern de CiU ha iniciado un camino, con la intención de convocar un referéndum de autodeterminación en la próxima legislatura.

La convicción del president Artur Mas es que ese camino no tendrá marcha atrás. Hasta tal punto que este martes CiU se sumó a una propuesta de Esquerra Republicana en el Congreso de los Diputados para traspasar a Catalunya las competencias que le permitan convocar un referendo.

Y, con la voluntad de comprobar la posición del PSC, las fuerzas políticas nacionalistas votaron a favor. El PSC votó con el PSOE y junto al PP, en contra de la propuesta, al entender que se trataba de un “disparate jurídico”.

Y todo, se entiende desde Madrid, no ayuda nada a recomponer las relaciones.

Por el momento, la Generalitat sigue pidiendo dinero y recurriendo recargos por impago.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad