La Generalitat pagó 40.000 euros por despedir a un alto cargo socialista que trabajó seis meses

stop

La ex consejera delegada del Consorci Sanitari Integral y candidata al Senado del PSC, Mònica Almiñana, fue nombrada 31 días antes de las elecciones autonómicas. Niega haber recibido la indemnización y amenaza con emprender acciones legales

La ex consellera de Salut, Marina Geli, en un mitin en Girona

18 de noviembre de 2011 (18:48 CET)

El 18 de octubre de 2010, justo 31 días antes de las elecciones autonómicas, la ex consellera de Salut, Marina Geli, firmó el nombramiento de Mònica Almiñana como consejera delegada del Consorci Sanitari Integral (CSI), la institución que gestiona los antiguos hospitales de la Cruz Roja. La actual candidata socialista al Senado sustituyó a Santiago Nofuentes con la firma de un contrato blindado que le concedía una indemnización de 40.000 euros.

La Generalitat asegura que ha abonado esta cantidad, a pesar de que la socialista ha negado en todo momento haber recibido el ingreso. Al ser preguntada por Economía Digital, Almiñana ha preferido no hacer ninguna reclamación hasta pasados los comicios del domingo y se remite al comunicado del pasado 15 de noviembre. Entonces, y tras las acusaciones de la candidata de CiU al Senado, Montserrat Candini, de cobrar 40.000 euros por trabajar seis meses, reclamó una “rectificación pública y urgente” y amenazó con “emprender acciones legales al respeto”.

Fuentes conocedoras del proceso afirman que la socialista solicitó incluir una cláusula con las condiciones de indemnización antes de rubricar el contrato. Desde las filas de CiU comentan que este blindaje se realizó “ante la debacle electoral que esperaban”.

Nofuentes, portavoz en el Hospital Dos de Maig

Desde el CSI explican que Geli decidió cambiar al gerente del consorcio poco antes de la elecciones por la gestión de Nofuentes, que tachan de “polémica”. Actualmente es el representante de los trabajadores del Hospital Dos de Maig de Barcelona en los encuentros que realizan con el Departament de Salut y Cruz Roja. En ese foro, buscan la formula idónea para mantener el centro abierto.

Boi Ruiz asegura que la Generalitat no tiene fondos para ejecutar el contrato de compra que la gerente firmó por encargo de la consellera 19 días después de perder las elecciones. Los trabajadores ya han manifestado su intención de gestionar el hospital, ya sea con su compra o alquiler a la Cruz Roja. Están pendientes de la aprobación del plan financiero.

Actualmente, el CSI está presidido por Miquel Arrufat. También coordina la comisión económico-financiera del Consorci de Salut i Social de Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad