La ley del aborto deja al PP con dos puntos menos en intención de voto

stop

BARÓMETRO DEL CIS

05 de febrero de 2014 (13:33 CET)

En la mitad de la legislatura, el Gobierno del PP se dispone a iniciar un aterrizaje suave hacia las elecciones generales, confiado en la recuperación económica, y en la reforma fiscal que está ultimando. Pero con lo que no contaba es que con la ley del aborto sufriera un desgaste enorme, que le ha hecho perder hasta dos puntos en el último barómetro del CIS. El PP se queda con el 32,1% en intención de voto, sufriendo un claro desgaste, aunque sigue por delante del PSOE, que obtiene una intención de voto directo del 26,6%.

En cualquier caso, se trata del peor resultado del PP en esta legislatura. Los conservadores han tenido que hacer frente a diferentes vías de agua, curiosamente todas ellas relacionadas con la capacidad para hacer política. Si bien la situación económica lo determina casi todo, el PP está sufriendo una enorme erosión por la ley del aborto y por la política antiterrorista, que le ha provocado, incluso, bajas en el partido.

El PSOE sigue sin remontar

Si se compara con el barómetro de octubre, el PP obtuvo entonces el 34% en intención de voto, con una ventaja sobre el PSOE de 7,2 puntos, que logró el 26,8% en intención de voto.

Ahora, los socialistas se quedan prácticamente igual, con el 26,6%, sólo 0,2 décimas por debajo que hace tres meses. Esa es la ventaja del PP, que el PSOE apenas remonta, a pesar de los intentos por revitalizar el proyecto político con el anuncio de elecciones primarias para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno. Es el PP el que se va hundiendo, y no el PSOE el que va remontando.

En realidad el fenómeno que sigue siendo persistente es la pérdida del peso político de los dos grandes partidos de ámbito estatal. Es Izquierda Unida y UPyD las fuerzas políticas que se benefician de ello, con un 11,3% y un 9,2% en intención de voto respectivamente.

La influencia de Vox

El caso es que esta tendencia podría ir a más. Las entrevistas que han dado objeto al barómetro del CIS se hicieron antes de la pasada semana, cuando Jaime Mayor Oreja renunció a la reelección como candidato a las elecciones europeas, por ese distanciamiento ideológico, motivado por la política antiterrorista. Mayor Oreja, en todo caso, no ha dejado el partido, cosa que sí ha hecho Alejo Vidal-Quadras, eurodiputado, que ingresará en las filas del nuevo partido de derechas, Vox.

En el próximo barómetro se podría ya comprobar si esa nueva fuerza política puede morder o no una parte significativa del electorado del PP.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad