La Mona Lisa se expone en el museo parisino del Louvre. EFE

La sonrisa de la Mona Lisa es, en realidad, de un hombre

stop

El mismo investigador que demostró que Caravaggio murió por el plomo de la pintura, asegura que, para Da Vinci, el rostro perfecto surge de la combinación de los rasgos de mujeres y hombres

Florencia (Italia), 25 de abril de 2016 (13:30 CET)

Un detective de arte italiano asegura que Leonardo da Vinci utilizó a un modelo femenino y otro masculino para crear la cara de una de las mujeres más famosas del mundo del arte: la Mona Lisa. La conocida en italiano como la "Gioconda" cuelga en el museo del Louvre de París.

Silvano Vicenti, que dirige el Comité Nacional de Italia para la Promoción del Patrimonio Histórico y Cultural, anunció el año pasado que había encontrado el cuerpo de Lisa Gherardini, quien dice fue la modelo de Da Vinci en el retrato. Ahora sus investigaciones han evolucionado.

Gherardini no fue la única musa de la Mona Lisa de Da Vinci. "La realidad es que utilizó dos modelos diferentes: el primer modelo fue Lisa Gherardini, conocida como Mona Lisa del Giocondo. Su segundo modelo fue Gian Giacomo Caprotti, conocido como Salai".

"Hay un elemento indiscutible de la prueba que se puede ver, con el uso de la tecnología de infrarrojos, en la primera capa de la pintura. En esa capa podemos ver que ella no estaba sonriendo ni alegre. Al contrario, parecía melancólica y triste", sostiene Vinceti.

Una modelo muy triste

Gherardini era la esposa de seda del comerciante florentino Francesco del Giocondo. Citando las palabras del historiador del arte y pintor italiano Giorgio Vasari, Vinceti dijo que Gherardini parecía demasiado triste en las sesiones y su marido, que había encargado la pintura, incluso contrató payasos para tratar de hacerla sonreír.

Sus esfuerzos fracasaron y Da Vinci se vio obligado a usar otro modelo para la famosa sonrisa y asi satisfacer las peticiones del patrocinador de la obra de arte. Vinceti asegura que su equipo había destinado varios meses a la recopilación de las pruebas, comparando todas las características de Gian Giacomo Caprotti a los de la Mona Lisa.

La imaginación llenó los huecos

"Hemos utilizado todas las pinturas en las que Leonardo utilizó a Salai como modelo y los comparamos con la Mona Lisa. Ciertos detalles se corresponden perfectamente. Por lo tanto, se utilizaron dos modelos y luego añadió detalles creativos que salían de su propia imaginación".

Además, el uso tanto de una mujer y un modelo masculino se correspondía con los intereses conocidos de Da Vinci, dijo Vinceti. "Creo que esto casa con una fascinación real de Leonardo por la androginia. En otras palabras, para Da Vinci, la persona perfecta era una combinación de un hombre y una mujer".

El investigador

Los arqueólogos abrieron la tumba de la familia Gioncondo en una iglesia de Florencia y llevaron a cabo pruebas de ADN para confirmar la identidad de la mujer, que pasó sus últimos días en un convento en Florencia.

Se descubrieron una serie de organismos, pero la datación por carbono encontró que sólo un grupo de fragmentos de hueso provenía de principios del siglo XVI, cuando Gherardini vivió y la Mona Lisa fue pintada. Vinceti y su equipo demostró en 2010 que la misteriosa muerte en 1610 de otro maestro italiano, Caravaggio, fue probablemente causado por el plomo de su pintura.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad