Las 72 horas más trágicas de Spanair: la Generalitat precipitó el cierre

stop

Mas fuerza el cese de operaciones al negar un último crédito que la compañía solicitaba para cancelar los vuelos de forma ordenada

Los A320 de Spanair, aparcados en El Prat

30 de enero de 2012 (00:36 CET)

La mayor implosión de la aviación española, la de Spanair, ha afectado a 23.000 pasajeros en su primer fin de semana y dejará en el desempleo a 4.000 trabajadores. Ajenos a la decisión política adoptada en la Plaça Sant Jaume, la cúpula de la aerolínea seguía vendiendo billetes hasta media hora antes del cierre.

Días atrás se presentaba el plan de rutas para el próximo verano, se firmaban acuerdos con los trabajadores y se organizaba un desfile de moda a bordo de un vuelo a Madrid. El personal y la cúpula directiva de Spanair trabajaban al margen de un cierre que se decidió políticamente el jueves en la consejería de Economía de la Generalitat, pero que se precipitó por la fuerza de los hechos. El fin de semana, el gobierno convergente, con la ayuda de la ministra de Fomento, se emplea en distanciarse y eludir responsabilidades sobre lo acontecido. Ésta es la cronología de los hechos:

Jueves, 09:00h: El consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, y el vicepresidente de Spanair y presidente de IESA (el conglomerado formado por empresarios y administraciones catalanas), Miquel Martí, se reúnen. La agenda del encuentro se centra en el análisis de la situación económica de Spanair. Mas-Colell ya conocía el no de Qatar Airways aunque no compartió esta información crucial con Martí. El despacho se cierra sin ningún compromiso concreto por parte de la Generalitat, aunque Spanair transmitió la necesidad de más inyecciones para esperar a Qatar Airways. Martí salió de la consejería convencido de que las negociaciones seguían vivas.

Jueves, 18:00h: La Generalitat decide que abandona Spanair. Artur Mas resuelve que no se abocarán más recursos públicos en la aerolínea al saber por Mas-Colell que Spanair necesita un mínimo de cinco millones más y que en Qatar desestimaban participar en el proyecto a la vista de las complicaciones jurídicas con la Unión Europea por las ayudas públicas concedidas. Mas-Colell cita a Ferrán Soriano a las ocho de la mañana del viernes para comunicarle la decisión.

Jueves, 20:00h: La Generalitat decide filtrar a los medios que no invertirá más en Spanair. Mantiene en reserva el fracaso de las negociaciones con el emirato de Qatar. Al mismo tiempo, traslada a la alta dirección de algunas compañías aéreas la necesidad de preparar un plan de contingencia por si es necesario acudir al rescate de pasajeros varados en los próximos días. Las aerolíneas competidoras entran en estado de alerta.

Jueves, 23:00h y viernes, madrugada: Economía Digital y La Vanguardia publican que Qatar ha roto las negociaciones. El Periódico informa de que la Generalitat no invertirá más dinero público. Las aerolíneas aceleran sus planes de contingencia al entender que Spanair no resistirá a la incertidumbre. Soriano se entera por la prensa de ambas noticias. Pocas horas antes, había mostrado en RAC1 su convencimiento de que Spanair tenía futuro e incluso cifró en 2.000 millones el precio de la nueva flota que se estaba empezando a diseñar.

Viernes, 08:00h: El presidente de Spanair se reúne con Mas-Colell. El consejero de Economía informa oficialmente de la postura de Mas. Soriano intenta convencer a Mas-Colell de una última aportación para paralizar las actividades ordenadamente. El consejero no cede aludiendo que son instrucciones directas del Presidente catalán.

Viernes, 14:00h: Soriano logra mantener una reunión de urgencia con Mas. Se encuentran al mediodía en el Palau de la Generalitat. Spanair insiste en que las administraciones insuflen los recursos necesarios para operar mientras se prepara un cierre ordenado. Mas argumenta que con las tensiones de tesorería de la Generalitat no es posible derivar más dinero público a la compañía. Soriano avisa de que no tendrá más remedio que parar bruscamente todas las operaciones. El Presidente catalán replica que esa será una decisión del ámbito empresarial y que de producirse la Generalitat operaría con los procedimientos de emergencia.

Viernes, 15:00h: La Generalitat pone sobre aviso al Ministerio de Fomento.

Viernes, 15:30h: Aviación Civil convoca un gabinete de crisis. AENA traslada el aviso a todos los aeropuertos donde opera Spanair. El gestor aeroportuario inicia los preparativos para dar cabida a los pasajeros abandonados.

Viernes, 16:00h: Empiezan los consejos de administración de IEASA (accionista al 80% de Spanair) y de la aerolínea (17.00h) en el Hotel Gallery de Barcelona. Los órganos de dirección son informados oficialmente de que la Generalitat abandona Spanair y de que, efectivamente, Qatar Airways había roto las negociaciones. Sin horizonte económico, algunos accionistas sugieren aportar los fondos mínimos necesarios para intentar operar hasta que el último pasajero llegara a destino. Soriano defiende que por seguridad --en duda por la elevada incertidumbre-- es preferible parar inmediatamente. La primera medida que se adopta es la finalización de la actividad comercial. Luego se pide a Aviación Civil la suspensión de operaciones.

Viernes, 17:00h: Los medios de comunicación contrastan los movimientos preparativos en Fomento y publican que Spanair cesará las operaciones. Empieza el colapso. La ministra de Fomento, Ana Pastor, envía preventivamente a Barcelona a los directores generales de Aviación Civil y de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Viernes, 19:30h: Aviación Civil comunica que retira la licencia de vuelo a la aerolínea. Todos los aviones deben aterrizar antes de las 00.00h. Se suspende el Barcelona-Valencia, que despegaba desde El Prat a les 23.35h. Las restricciones cogían a la aeronave en pleno vuelo.

Viernes, 20:00h: La Generalitat pide oficialmente ayuda a las aerolíneas. Dos horas más tarde, Vueling, Iberia y Air Europa hacían públicos sus planes de rescate.

Viernes, 21:00h: Soriano comparece a las puertas del Gallery y confirma la decisión. La página web de Spanair se dejaba de publicar y en su lugar aparecía el comunicado oficial, a las 19:30h había dejado de vender billetes.

Sábado, 12:00h: Mas interviene en el Consell Nacional de su partido, CDC. "Hemos hecho todo lo que hemos podido y más en las condiciones actuales. Que en 2011 se pusieran recursos nuevos en un proyecto como este cuando en todo el resto teníamos que disminuir nuestra aportación es la prueba de que hicimos todo lo que pudimos para salvar el proyecto que venía de la época anterior", asegura.

A la par, la ministra Pastor exculpa desde Madrid a la Generalitat de cualquier responsabilidad y lo atribuye a un problema heredado del tripartito. Según dice, el Govern está "arrimando el hombro en todo momento".

Domingo, 14:00h: El portavoz del Govern de la Generalitat, Francesc Homs, se desvincula completamente del cierre. En declaraciones realizadas en Santa Eugènia de Berga, el político de CiU señala: "El futuro de los trabajadores y de la propia compañía dependerá tanto de sus directivos como de ellos mismos". No hay, pues, apoyo del Ejecutivo catalán, accionista de la aerolínea y financiador indirecto, a la cúpula del grupo aéreo. Aseguran que sólo les preocupan los pasajeros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad