Las cuentas de los Pujol en Andbank fueron abiertas en los primeros 90

stop

El ex presidente afirmó en su confesión que el dinero negro legado por su padre fue recibido en septiembre de 1980, lo que levanta las sospechas del paradero de los fondos ocultos durante casi una década

El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol I EFE

29 de agosto de 2014 (19:19 CET)

Las cuentas de la familia Pujol con dinero negro oculto a Hacienda fueron abiertas en Andorra en los primeros años 90 en Banc Agrícol, que posteriormente pasó a ser Andbank tras fusionarse con la Banca Reig, según ha podido saber este medio de fuentes financieras.

Pujol indicó en su confesión del pasado 25 de julio que su padre, Florenci Pujol i Brugat, había legado a su mujer Marta y a sus siete hijos unos fondos no declarados “ubicados en el extranjero –diferentes a los comprendidos en su testamento—”, en el momento de su muerte, en septiembre de 1980.

Una década sin indicios

En consecuencia, la fortuna oculta de los Pujol no llegó a su destinó andorrano hasta una década después. Esa es una de las pistas que la justicia y Hacienda estudian para clarificar el verdadero origen de los recursos del clan familiar que han permanecido escondidos al Fisco español. ¿Dónde estuvo antes ese dinero? La justicia ha optado por remitir comisiones rogatorias a dos países: Andorra y Suiza.

En Andorra han permanecido hasta la actualidad. Hasta diciembre de 2010, depositados en cuentas a nombre de la esposa y los siete hijos que fueron abiertas en Andbank. A partir de esa fecha, algunos de los hijos regularizan la situación ante Hacienda y repatrían los fondos a España, mientras que la mujer y cuatro de ellos los traspasan a BPA.

Andbank les pide salir del banco


¿Qué sucedió para que Andbank perdiera de cliente a los Pujol? El banco de los Cerqueda y los Reig habría, según fuentes financieras del país, animado a la familia a dejar la entidad. Desde que Andorra ha modernizado su sistema financiero y ha optado por abandonar la estrategia de actuar como paraíso fiscal, los grupos financieros han aplicado actuaciones de corrección de viejas políticas.

“Está pasando en todos los países con ese perfil. Los bancos han incorporado departamentos y técnicos en compliance que consideran a los políticos y a sus familiares como clientes de alto riesgo”, señala un ejecutivo de la banca andorrana. En ese marco, Manuel Cerqueda, presidente del grupo, habría optado por advertir a los Pujol de la necesidad de que abandonaran la entidad.

El pantallazo delator

La situación incomodó sobremanera a los Pujol, que se vieron obligados a retirar sus fondos, en una operación que al final ha supuesto la espita para conocer la existencia de ese patrimonio oculto. “El pantallazo con los movimientos procede de Andbank, porque detalla de dónde sale el dinero con destino a BPA”, asegura un asesor de los Pujol.

La familia del político catalán considera que Cerqueda ha colaborado con el gobierno español a cambio de alguna prebenda que desconoce. Otras tesis apuntan a que un empleado desleal de la entidad está en el origen de la filtración detallada de información que permite conocer la existencia de las cuentas opacas.

Intoxicación informativa

La entidad, sin embargo, no ha dudado en las últimas semanas en trasladar a la opinión pública una supuesta distancia con el asunto. Desde filtraciones a medios de comunicación andorranos o catalanes en los que señala a la competencia como autora de un supuesto quebrantamiento del secreto bancario hasta alimentar la confusión sobre la existencia y temporalidad de esas cuentas.

“Los Pujol tienen claro que ha sido Cerqueda el que ha dinamitado la privacidad a la que está obligado como banquero, porque ya sucedió en otras ocasiones y porque seguro que gana algo con esa actuación”, señalan desde el entorno de la familia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad