Voluntarios desinfectan la zona turística de Sant Elm en Andratx, Mallorca, para eliminar los restos de coronavirus. Foto: Efe / Cati Cladera
stop

Según CCOO, la limpieza del coronavirus con ozono puede causar daños en las vías respiratorias, irritación en la piel o daño ocular

Lorena Martín

Voluntarios desinfectan la zona turística de Sant Elm en Andratx, Mallorca, para eliminar los restos de coronavirus. Foto: Efe / Cati Cladera

Barcelona, 20 de mayo de 2020 (15:27 CET)

Desinfectar los locales y centros de trabajo es algo urgente para muchas empresas, que a menudo acuden al ozono. Sin embargo, los sindicatos alertan de que la desinfección de zonas posiblemente infectadas con el coronavirus mediante ozono puede generar "graves riesgos" para la salud de los trabajadores. Así lo ha apuntado Comisiones Obreras (CCOO) este miércoles, instando a los servicios de prevención a rechazar su uso. Recuerda también que esta sustancia química no está autorizada como viricida frente a la Covid-19.

Los posibles efectos adversos vienen si se respira en cantidades grandes o durante largos periodos de tiempo, motivo por el que los trabajadores son los principales afectados. Según el sindicato, se están detectando numerosas empresas que recurren a esta fórmula de desinfección de forma masiva con desconocimiento de que las cantidades a emplear no deben suponer un riesgo adicional al ya de por sí provocado por el virus.

De hecho, la Sociedad Española de Sanidad Ambiental emitió comunicado el 24 de abril sobre el uso de biocidas, túneles y arcos desinfectantes de pulverización sobre las personas en la pandemia, en el que expresamente se desaconseja el uso del ozono. Actualmente, se encuentra en revisión por la Agencia Europea de Productos Químicos.

Hasta que no sea evaluada por la Unión Europea (UE), la sustancia oxidante generada in situ no debería emplearse como desinfectante de uso ambiental dado que se desconoce la dosis necesaria para garantizar su eficacia como viricida así como los efectos para la salud. 

No está registrado como biocida ni está autorizado por Sanidad

De la misma manera, no está registrado como biocida conforme el Reglamento de la UE nº 528/2012 —ni en la anterior normativa nacional en el RD 1054/2002—. Tampoco se encuentra en el listado de viricidas autorizados por el Ministerio de Sanidad frente al coronavirus, según señalan desde el sindicato.

El secretario de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO de Valencia, Daniel Patiño, ha afirmado que son muchas las evaluaciones de riesgos efectuadas por los servicios de prevención ajenos que se están dejando llevar por el marketing. En estas fases de desescalada, “dan una apariencia de seguridad que puede desembocar en el efecto contrario”, según el secretario.

Según advierte el sindicato, el uso del ozono como desinfectante puede causar daños en vías respiratorias. Y no solo eso, sino también irritación de piel y daño ocular, además de ser cancerígeno si entra en contacto prolongado con otras sustancias. Un ejemplo de substancia con la que el ozono se convierte en cancerígeno es el limoneno, con que se forman concentraciones de formaldehído. Y no solo afectaría a los trabajadores, sino también a aquellas personas que se encuentren respirándolo en sus zonas de trabajo donde se haya utilizado.

CCOO, para evitar que se produzcan estos efectos, aboga por alternativas como la utilización de productos biocidas con capacidad viricida conocida y autorizada. Estos están incluidos en el listado publicado por Sanidad y deben ser aplicados por el personal profesional especializado.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad