Una investigación reveló que la industria azucarera ocultó los resultados de un estudio sobre los daños del azúcar a la salud. Foto ilustrativa: EFE/MRC

Las mentiras de la industria del azúcar

stop

Una investigación ha dado con un documento de 1965 que muestra cómo la industria ocultó los daños a la salud provocados por el azúcar

Economía Digital

Una investigación reveló que la industria azucarera ocultó los resultados de un estudio sobre los daños del azúcar a la salud. Foto ilustrativa: EFE/MRC

Barcelona, 26 de noviembre de 2017 (12:39 CET)

Un grupo de investigadores de la Universidad de California descubrió que la industria azucarera detuvo un estudio científico sobre el azúcar una vez que los resultados empezaron a mostrar algo que los productores querían ocultar: que la alta ingesta de este producto causaba graves problemas de salud.

El análisis se centra en un documento de 1968 llamado Project 259, un estudio patrocinado por el grupo International Sugar Research Foundation, formado por los líderes de la industria del azúcar, principalmente de Estados Unidos.

Cuando la Universidad de Birmingham -el centro de investigación en Inglaterra contratado por el grupo para probar los efectos del azúcar en la salud de las ratas- entregó sus resultados preliminares a la Fundación, los azucareros dejaron de financiar el estudio y éste nunca vio la luz.

Los científicos ingleses descubrieron hace 50 años que el azúcar en exceso podía causar problemas del corazón

Esos resultados preliminares eran los que hoy ya se dan damos por confirmados. En ese entonces, hace 50 años, los investigadores descubrieron que la ingesta exagerada de azúcar no solo causaba enfermedades cardiacas, sino también cáncer de vejiga.

"De haberse completado y publicado, el Project 259 habría aportado un avance significativo en la discusión científica acerca de la conexión entre el azúcar y las enfermedades del corazón. Pero ellos no permitieron que eso pasara, y eso ayudó a empeorar la situación durante mucho tiempo", dijo Stanton Glantz, co-autor del estudio que publicó este mes PLOS Biology.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad