Miembros de los CDR se manifiestan en Barcelona el pasado sábado 8 de diciembre. EFE/AG

Los CDR planean un boicot al Rey en el Mobile

stop

Los CDR convocan una protesta el domingo para impedir que Felipe VI pueda asistir a la cena inaugural del MWC, donde coincidirá con Quim Torra

Barcelona, 18 de febrero de 2019 (11:24 CET)

Los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) vuelven a convocar protestas por la presencia en Cataluña del rey Felipe VI, en esta ocasión, el domingo en Barcelona.

El monarca tiene previsto desplazarse ese día a Barcelona para asistir a la cena de inauguración del Mobile World Congress (MWC) y los CDR quieren manifestar, de nuevo, el rechazo a su presencia en las calles. El objetivo, ya conocido, es insistir en que el independentismo no le perdona su discurso del 3 de octubre de 2017, cuando se alineó sin fisuras con la respuesta del Estado a la celebración del referéndum ilegal del 1-O.

"El domingo  24, el Borbón pretende cenar en Barcelona con motivo de la celebración de la inauguración del MWC19. Os convocamos a todas a salir a la calle para decirle 'no eres bienvenido, no somos súbditos", han publicado los CDR en las redes sociales. La convocatoria es a las 17.00 horas de la tarde frente al Museu Nacional d'Art de Catlunya (MNAC), que es donde está previsto el acto con presencia del Rey.

El monarca coincidirá esta vez en la cena inaugural de la feria de móviles con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, con el que coincidirá por primera vez desde la conmemoración en agosto del primer aniversario de los atentatos de Barcelona y Cambrils. Torra ya anunció el verano pasado que ni él ni nadie de su gobierno volverían a acudir a actos organizados por la Casa Real —como la entrega de los premios Princesa de Girona— y que la Generalitat tampoco invitará al Rey a ningún acto oficial.

Otra cosa es la coincidencia en actos públicos, como la inauguración de los Juegos Mediterráneos o como la cena del Mobile. Pero, mientras Torra coincide con el monarca, los CDR se encargarán de intentar complicar su presencia en Barcelona, fieles a aquella consigna que les dio el presidente de la Generalitat pidiéndole que "aprieten".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad