Los críticos del PSC o los intereses espúreos de la política

stop

FUTURO SOCIALISTA

Joaquim Nadal./EP

27 de abril de 2014 (00:00 CET)

Martes, miércoles y jueves. Finales de septiembre de 2012, los días 25, 26 y 27. Joaquim Nadal, (Girona, 31 de enero de 1948), ex alcalde de Girona, ex candidato a la Generalitat, ex diputado, ex portavoz del Govern tripartito, ex conseller de Política Territorial, ex todo, es en ese momento diputado raso del PSC.

Abril de 2014. Acaba de dejar la presidencia del partido en Girona, y ha logrado que nueve miembros más también la abandonen, entre ellos su hermano Manel Nadal y Pía Bosch, la cara del PSC en el Ayuntamiento de Girona. Carga contra Pere Navarro, y ha dejado al PSC de Girona en una situación precaria, creando mucho ruido que aprovecha el movimiento independentista para erosionar, todavía más, al PSC.

Pero volvamos a aquellos días de septiembre de 2012. Es diputado raso sólo durante tres días, después de ocupar altas responsabilidades institucionales desde 1979. Acaba de dejar su cargo de presidente del grupo parlamentario socialista, porque el primer secretario del PSC, Pere Navarro, siente que le ha traicionado y ha decidido acometer cambios en la dirección del grupo. Pero Nadal ha llegado a un acuerdo con Navarro.

No perder capacidad adquisitiva

Nadal no quiere renunciar a su poder adquisitivo, y quiere un sueldo similar al que tenía como presidente del grupo. Navarro toma nota. Y le propone ocupar la vicepresidencia segunda del Parlament, en sustitución del socialista Higini Clotas, que se lo toma muy mal.

El problema es que los cambios no se podrán realizar. El President Artur Mas disuelve la cámara, convoca elecciones anticipadas, y Nadal sólo ha sido un diputado raso durante tres días, los del debate de política general.

Antes de la jubilación

Retrocedamos unas pocas semanas. Navarro comunica a la dirección del PSC los cambios que desea realizar en el primer fin de semana de septiembre. El lunes 3 de septiembre se hacen públicos. Y durante ese fin de semana Nadal le pide a Navarro que espere un tiempo, que acometa esos cambios después de enero. ¿Por qué? Nadal cumple años el 31 de enero de 2013, cumplirá 65, y quiere jubilarse con el sueldo completo que le tocaría tras ser presidente del grupo.

Pero Navarro no accede. No quiere esperar más. Y acaban encontrando ese pacto con la vicepresidencia segunda como prenda, con el daño colateral de Higini Clotas, diputado, por otra parte, desde la primera legislatura, desde 1980. Pero, lógicamente, se queja.

Mas convoca elecciones. Y Navarro ya no quiere contar con Nadal en las listas. Pero el que fuera el hombre más poderoso de Girona, miembro de una de las sagas familiares intocables en las comarcas de Girona, se lleva una buena indemnización por dejar el Parlament.

Indemnización

Es diputado desde 1984. En 1995 fue el candidato del PSC a la Generalitat. En su haber, en un momento en el que nadie del PSC quería ser candidato, después de los repetidos fiascos de Raimon Obiols, --Josep Borrell llega a quejarse en una reunión de la ejecutiva de que parece que el PSC sea “el partido de los no candidatos”-- Nadal da un paso al frente. Pero no deja la alcaldía de Girona, que mantiene hasta 2002, y, con él, el PSC logra que, por lo menos, CiU pierda la mayoría absoluta en el Parlament.

Pero estamos ahora en 2012. Nadal se lleva cerca de 60.000 euros de indemnización por los años prestados como diputado en la cámara catalana, según diversas fuentes parlamentarias.

¿Debate ideológico o sobre dinero?


Ahora Nadal se queja amargamente, en plena campaña ya de las elecciones europeas, que con Pere Navarro no ha habido diálogo, de que el PSC no puede seguir ajeno al derecho a decidir, y que, en Girona, nadie le ha hecho caso pese a su condición de presidente del partido, un cargo representativo, no ejecutivo.

Nadal se arrepiente ahora de haber pactado con el actual primer secretario de Girona, Juli Fernández, dejando en la estacada, en su momento, a Marina Geli, que optaba a esa primera secretaria. Nadal habla de política, de debate político, de la imposibilidad de haber ejercido un papel de árbitro, y reclama a Navarro que dé un paso al frente y acceda a la renovación del partido, cuando Navarro no lleva ni tres años como primer secretario, en un congreso que ganó con el 70% de los votos en diciembre de 2011.

Fuentes de la dirección aseguran que con Nadal en ese tiempo de lo único en lo que estaba interesado hablar el ex presidente del grupo parlamentario es “de dinero”.

Pacto con Geli, o contra Geli


¿Pero, por qué dice Nadal que se arrepiente de aquel pacto con Juli Fernández? En febrero de 2012, Fernández es elegido primer secretario, con Nadal de presidente con el apoyo de los 80 de los 156 delegados, por los 74 votos del candidato Ignasi Thió, apoyado entonces por el sector crítico. Nadal dice ahora que debería haber apoyado a Thió.

En septiembre de 2011, Joaquim Nadal quiso pactar con Marina Geli, para hacer lo propio: Geli, primera secretaria y él de presidente, pero Geli no lo vio claro. Así que Nadal se acercó a Fernández para lograr el mismo propósito.

Apuesta por el Derecho a Decidir

Más tarde, en julio de 2013, Nadal accedía a ser elegido presidente del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir en Girona, a pesar de que el PSC se había desmarcado.

No gustó. Y Nadal afirma ahora que se sintió ignorado por su partido.

Y en noviembre de 2013 fue nombrado, por parte del Govern de la Generalitat director del Institut Català de Recerca en Patrimoni Cultural (ICRPC), cargo honorífico y no retribuido. Con todo ello, Nadal se iba distanciando cada vez más de su partido, aunque se mantenía como presidente de la federación socialista de Girona.

El partido ahora le reprocha sus continuos ataques a la dirección. No entiende, además, que lo haga justo antes de unas elecciones, las europeas, algo que en un partido disciplinado se considera que es de una gran deslealtad.

¿Quién quiere perder en unas elecciones primarias?


El PSC considera que el sector crítico peca, en gran medida, de cuestiones como las que ejemplifica Joaquim Nadal, catedrático de Historia de la Universidad de Girona. Nadal, se recuerda, ha llegado a plantear recursos ante la universidad para cobrar los trienios por antigüedad, por gozar de excedencia durante muchos años, todos en los que ha ejercido cargos institucionales, desde 1979.

La dirección del PSC en la calle Nicaragua de Barcelona, y la dirección de Girona mantienen que los críticos que han dejado la ejecutiva, con Nadal al frente, están molestos, en realidad, por la convocatoria de unas elecciones primarias. Y en ese proceso se ha querido presentar Sílvia Paneque, para ser alcaldable por Girona. Es empresaria, bien conectada con el mundo empresarial gerundense, defensora de los valores del PSC, miembro del consejo nacional del partido. Mientras que los críticos apostaban por Pía Bosch, pero nombrada a dedo.

En las agrupaciones locales socialistas de Girona "nadie entiende lo que está haciendo Nadal, ni los que valoran todo lo que aportó a la ciudad", aseguran fuentes socialistas de la ciudad, que consideran que los críticos hablan del debate sobre el derecho a decidir, "cuando se trata de otra cosa muy distinta, su oposición al proceso de primarias".

El caso de Maria Badia


Fuentes de la dirección explican otro caso. El de la eurodiputada Maria Badia, que quería repetir como candidata ahora en las elecciones europeas, y que así se lo pidió a Pere Navarro. Sin embargo, el partido accedió a realizar elecciones primarias, que ganó Javi López.

De nuevo, el sector crítico nunca acaba de apostar por elecciones internas, porque siempre existe el riesgo de perder.

Tampoco se han realizado primarias en Vilanova i la Geltrú. El hombre fuerte del PSC es Joan Ignasi Elena, ex alcalde de la localidad, que no acaba de ver claro que se elija con esa fórmula al próximo alcaldable.

Votaciones internas

¿El PSC vive, por tanto, un debate ideológico interno de gran trascendencia, con posiciones muy distantes que le podrían llevar a la desaparición? Hay visiones distintas, claro, pero se esclarecen en votaciones en los órganos de dirección del partido.

¿La última votación? La dirección del partido recuerda que en el consejo nacional del PSC de noviembre de 2013 las tesis de Pere Navarro, en contra del derecho a decidir, sin alcanzar previamente un acuerdo con el Gobierno español, obtuvo el 83,5% de los votos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad