Los independentistas claman que no les dejan ''ni opinar''

stop

Jordi Turull asegura que el TC está a punto de ''cargarse el parlamentarismo'' si sigue las ''consignas políticas'' en contra de la votación sobre el proceso constituyente

Economía Digital

La diputada de la CUP Anna Gabriel junto al portavoz del grupo parlamentario de Junts pel sí, Jordi Turull (derecha), ahora consejero de Presidencia.
La diputada de la CUP Anna Gabriel junto al portavoz del grupo parlamentario de Junts pel sí, Jordi Turull (derecha), ahora consejero de Presidencia.

Barcelona, 01 de agosto de 2016 (12:48 CET)

Los dirigentes independentistas aseguran que no les dejan ''ni opinar'' ante la decisión que se espera del Tribunal Constitucional de suspender las conclusiones aprobadas en el Parlamento catalán.

Todo el movimiento soberanista está en guardia a la espera del TC, tras la votación en la cámara catalana de las conclusiones de la comisión sobre el proceso constituyente. El presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, Jordi Turull, ha asegurado que si el Constitucional –que se reúne este lunes-- toma medidas contra esa votación, "se estará cargando el parlamentarismo", siguiendo lo que él considera como "consignas políticas".

Los independentistas consideran que el recurso del Gobierno ante el TC no tiene en cuenta que el problema es de naturaleza política, y que en algún momento se deberá negociar una salida. "El Constitucional nos tiene acostumbrados a suspender resoluciones políticas, y sin efectos jurídicos, lo cual es muy gordo y no se aguanta por ningún lado", ha asegurado Turull en una entrevista en Catalunya Ràdio.


Fuelle para la Diada del 11 de septiembre

En la misma línea se han pronunciado Neus Munté, la vicepresidenta del gobierno catalán, y la diputada de la CUP, Anna Gabriel. Los soberanistas se niegan a considerar cualquier decisión del TC como una resolución jurídica, y establecen una batalla política con el Gobierno español.

El nuevo conflicto jurídico llega en un momento en el que se juegan dos grandes cuestiones: la gobernabilidad en el conjunto de España, con las negociaciones sobre la investidura de Mariano Rajoy, y la cuestión de confianza que afecta al presidente catalán, Carles Puigdemont, que se sustanciará el 28 de septiembre. Antes, el 11 de septiembre, se celebrará la Diada de Catalunya, con nuevas movilizaciones del movimiento soberanista. Por ello, el choque con el Constitucional aporta a los independentistas nueva munición para la hoja de ruta de "desconexión" con España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad