Los Mossos estallan contra la Generalitat. En la imagen, un furgón de policía catalana, atacado este lunes. EFE

Los mossos estallan contra la Generalitat

stop

La acción de los CDR termina con 32 policías heridos después de que Torra instara a los grupos independentistas callejeros a “seguir apretando”

Economía Digital

Los Mossos estallan contra la Generalitat. En la imagen, un furgón de policía catalana, atacado este lunes. EFE

Madrid, 02 de octubre de 2018 (09:02 CET)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, animó este lunes a los CRD (comités de defensa de la república) a seguir presionando y presionaron. Los grupos tomaron la calle, cortaron trenes e intentaron la toma del Parlament para exigir la inmediata ruptura con España. Y sus acciones, aupadas por el presidente de la Generalitat, terminaron con 32 agentes heridos.

Ahora los mossos levantan la voz contra la Generalitat por aupar a los violentos y dejar a la policía sin autoridad para reducirlos en las confrontaciones callejeras que han ido en aumento desde el fin de semana pasado. El sindicato de la policía autonómica SME fue el primero en cargar públicamente contra la Generalitat.

“Ya pueden dar explicaciones de la falta de precisión. Agentes de seguridad ciudadana haciendo trabajos de orden público para proteger al Parlament. Todos los mossos desbordados. Esperemos que no haya heridos. Lamentable, inadmisible. Ánimo y fuerza a todos los compañeros”, publicó el sindicato en su cuenta de Twitter.

El sindicato SAP también denunció la falta de recursos para contener a los violentos, lo que ha puesto en riesgo la seguridad de la policía.

“Los compañeros de seguridad ciudadana están realizando en Barcelona tareas de orden público con la falta de efectivos y sin tener formación ni los materiales necesarios, poniendo en riesgo su seguridad. ¿Cómo es posible que nadie haya previsto que esto podría suceder?”.

Veinte heridos en el Parlament

De los 32 agentes heridos durante la jornada, 20 se produjeron en el Parlament. Y la indignación policial estalló después de que los cuerpos policiales, mermados frente a los numerosos grupos callejeros, no fueron capaces de realizar detenciones.

Los policías culpan al gobierno catalán de instar a los grupos callejeros a aumentar la violencia.

La sensación interna es que la Generalitat, que dirige la policía autonómica, protege a los CDR que los desafían en las calles con alteraciones del orden público. El malestar de base es compartido por la cúpula del cuerpo policial que ya ha trasladado a los mandos políticos su profundo malestar por la protección y promoción de los grupos violentos.

Los agentes se quejan de que en cualquier partido de fútbol trascendente son convocados más agentes que para una jornada que lucía conflictiva, como la del 1 de octubre en Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad