Autopista AP-4 de Cádiz a Sevilla, gestionada por Aumar (Abertis), cuya concesión termina a final de 2019. EFE

Fomento libra a 23 millones de coches de pagar peaje en las autopistas

stop

A partir del 1 de enero, será gratuito circular en la AP-7 entre Tarragona y Alicante y en la AP-4 entre Sevilla y Cádiz

Barcelona, 30 de diciembre de 2019 (14:11 CET)

Conducir por una autopista y de repente tener que parar —o aminorar la marcha— para pagar el peaje es uno de los actos más odiado por los conductores. Aquellos que circulan por la AP-7 entre Cambrils (Tarragona) y Alicante y por la AP-4 entre Sevilla y Cádiz ya no tendrán que hacerlo a partir del 1 de enero.

Si bien en los primeros meses los peajes físicos seguirán ahí, hasta que se hagan las obras correspondientes y se eliminen, las barreras estarán subidas y tendrán que frenar, las vías pasarán a ser gratuitas. En total, serán 374 kilómetros de la AP-7 y 94 kilómetros de la AP-4 los que el Ministerio de Fomento liberará de peajes, lo que propiciará que cerca de 23 millones de coches dejen de pagar.

La AP-7, que une la frontera de Girona con Francia y Alicante por el litoral mediterráneo, pasando por Barcelona y Valencia, es la autopista con más tráfico de España, si bien se divide en muchos tramos y no todos tienen la misma densidad. El que atraviesa el área metropolitana de Barcelona es el más transitado, pero este mantendrá peajes, así como el tramo norte, que une la capital catalana y La Jonquera, en la frontera francesa.

Los diferentes tramos que unen Tarragona y La Jonquera están gestionados por Acesa y seguirán siendo de pago hasta agosto de 2021. Pero el resto de AP-7, que va de Cambrils hasta Alicante, los gestiona la concesionaria Aumar, cuya concesión termina este 31 de diciembre. Dentro de Aumar, propiedad de Abertis, también se incluye la AP-4.

El Gobierno de Pedro Sánchez y su ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguraron al llegar a La Moncloa que las autopistas cuya concesión venciese durante su mandato subirían las barreras. Sin un modelo alternativo de pago por uso, se decidió que el mantenimiento, cuya concesión está todavía pendiente, iría a costa de los presupuestos del Estado. Ábalos cumplió con la AP-1 hace un año y ahora con la AP-7 y la AP-4.

Las autopistas sin peaje

Los últimos datos anuales de tráfico de Fomento muestran que la AP-7 entre Tarragona y Alicante la recorrieron en 2018 14,4 millones de coches. No son coches distintos sino que un mismo vehículo puede haberlo recorrido varias veces, incluso casi a diario si se trata de un itinerario habitual. El número medio de coches diarios (IMD) por sus 374 kilómetros rozó los 40.000.

La AP-4 entre Sevilla y Cádiz registró el paso de 22.000 coches diarios por sus 94 kilómetros, por lo que durante el año sumó 8,2 millones de vehículos, también camiones, que recorrieron su asfalto. En 2019 no hay todavía datos cerrados, pero se prevé que el tráfico se habrá incrementado ligeramente, por lo que la cifra será más alta. Lo que está claro es que cuando pasen a ser gratis, el tráfico subirá inmediatamente, por lo que serán más los beneficiados.

El ahorro que tendrán es importante, especialmente para los que cruzan la AP-7. El tramo entre Tarragona y Valencia cuesta 26,60 euros, mientras que el que une Valencia y Alicante, 17,60 euros. Así, en total, sin bonificaciones ni horas valle, los vehículos que cruzan todo este tramo de dicha autopista gastan más de 44 euros que, a partir de este miércoles 1 de enero, se ahorrarán. La AP-4 de Sevilla a Cádiz cuesta 7,45 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad