Los Pujol liquidan con apenas 20.000 euros los impuestos defraudados en Cataluña

stop

Cinco miembros de la familia realizan declaraciones complementarias del tributo de patrimonio de 2011, 2012 y 2013 y se libran de liquidar el impuesto autonómico de sucesiones que grava las herencias y prescribió

El matrimonio Pujol-Ferrusola y sus hijos Jordi y Oriol

06 de septiembre de 2014 (20:26 CET)

Después de conocerse en la prensa, pero antes de reconocer mediante confesión pública la existencia de un patrimonio oculto en Andorra, la familia Pujol se ha puesto al día con la Agencia Tributaria Catalana y ha regularizado su situación con los impuestos autonómicos que tampoco habían sido liquidados, según ha podido saber este medio.

Con apenas 20.000 euros globales de coste, la esposa del presidente Marta Ferrusola y sus hijos Marta, Mireia, Pere y Oleguer han realizado declaraciones complementarias del impuesto sobre el patrimonio correspondientes a los ejercicios 2011, 2012 y 2013.

En todos los casos, esas liquidaciones adicionales se han presentado individualmente por internet y con un coste para cada uno de ellos de alrededor de 4.000 euros. La base de liquidación de ese patrimonio mobiliario aflorado ha estado próxima al millón de euros en cada miembro del clan.

Después de abonar el fraude en la renta

Los Pujol hicieron estas gestiones la semana posterior al 14 de julio, cuando ya habían regularizado su situación con la Agencia Tributaria española en lo que afecta al impuesto sobre la renta y con un coste notablemente superior. Se produjo también antes de que el padre hiciera pública el 25 de julio su confesión de defraudador fiscal asumiendo las responsabilidades en nombre del clan familiar.

Ante la administración tributaria catalana los cinco miembros de la familia se han ahorrado todas las liquidaciones sobre el impuesto de patrimonio que deberían haberse satisfecho desde 1980, año en el que según Jordi Pujol recibió la supuesta herencia de su padre.

En el caso del impuesto de patrimonio, uno de los que la administración central del Estado ha cedido a las autonomías, se han producido diferentes fases, se han aplicado diferentes tipos y, en algunos momentos, incluso se produjo su eliminación efectiva.

Silencio de Mas-Colell


Igual ha sucedido con el impuesto de sucesiones, también autonómico, y sobre el que no se ha presentado liquidación. La argumentación del clan familiar para eludir el pago entronca con la normativa fiscal: el pago de ese impuesto prescribió en 1985, lo que hacía innecesario el abono del tributo derivado de la aceptación de la herencia paterna.

Hasta la fecha, el consejero de Economía y Finanzas de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, no ha hecho pronunciamiento alguno sobre este particular. El pasado jueves, el diputado de ICV Josep Vendrell introdujo en el Parlamento catalán una pregunta sobre el particular: “¿Qué supervisión ha hecho la Agencia Tributaria Catalana de estos impuestos en relación al clan Pujol?”. Vendrell considera que el Govern debería ser “el primer interesado en investigar” y recordó que la Generalitat cuenta con competencias en el impuesto de patrimonio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad