La Marea Blanca choca por primera vez con Alba Vergés, la sustituta de Toni Comín al frente de la sanidad catalana. /EFE

La nueva consejera de Salud tarda un mes en sublevar a la marea blanca

stop

La marea blanca se opone al plan piloto que estudia la consejería catalana de Salud para reformar el horario de los centros de atención primaria

Economía Digital

La Marea Blanca choca por primera vez con Alba Vergés, la sustituta de Toni Comín al frente de la sanidad catalana. /EFE

Barcelona, 28 de junio de 2018 (17:21 CET)

La marea blanca de Cataluña se opone frontalmente al plan piloto anunciado por la nueva consejera de Salud, Alba Vergés, para reformar el horario de algunos centros de asistencia primaria. Es el primer enfrentamiento público de esta plataforma de usuarios de la sanidad con la sucesora de Toni Comín, que en menos de un mes en el cargo ya ha logrado sublevar al sector. 

El plan de reforma horaria todavía no se ha llevado a cabo. En principio, se estudia abrir los ambulatorios de las 8h de la mañana hasta las 17h para la atención regular (y no hasta las 20h). En urgencias, en cambio, sí que se mantendría, como ahora, el horario hasta las 20h. El plan piloto sólo se aplicaría en algunos centros de atención primaria para evaluar sus resultados.

Fuentes de la consejería de Salud han indicado a Efe que, de momento, no apuestan por este modelo horario. Precisan que se trata de una propuesta del sindicato Metges de Catalunya, que la consejera Vergés anunció que estudiaria.

En un comunicado, la marea blanca mantiene que ya se está haciendo esta reforma horaria “de manera silenciada y silenciosa”. Lo consideran “un recorte más” al sistema sanitario público.

Según la plataforma de usuarios, la consejería de Salud argumenta la necesidad de esta reforma porque no encuentra médicos para cubrir las ausencias por vacaciones y enfermedad, así como para acercarse a los horarios europeos.

La marea blanca advierte a la consejera Vergés

La marea blanca advierte de que aplicar esta reforma horaria supondría “el golpe definitivo” para una reducción encubierta de personal y el tiempo de consulta a los pacientes. Añaden que la atención primaria está “totalmente precarizada y con síntomas evidentes de colapso”. Por este motivo, insisten en que reducir el horario aumentaría las listas de espera.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad