Mas busca doblegar las dudas del PSC sobre la consulta soberanista

stop

CUMBRE EN EL PALAU

Pere Navarro y Artur Mas, en una imagen de archivo./EFE

06 de mayo de 2013 (13:45 CET)

Los socialistas catalanes son la tercera fuerza política en el Parlament. Sólo cuentan con 20 diputados. El PSC ha pasado de los 50 diputados de 1999, a los 20, en un descenso continuado. Pero sigue representado un espacio político y social que el President Artur Mas no puede obviar. Por ello, la presión al PSC se ha incrementado. Y CiU desea disipar todas las dudas que aún mantiene el PSC sobre el derecho a decidir y la consulta soberanista, prevista para 2014.

El President Artur Mas pondrá a prueba este lunes al PSC en una reunión en el Palau de la Generalitat, en la que desea que todos los partidos comprometidos inicialmente con el derecho a decidir se impliquen y aborden los pasos que se seguirán a partir de ahora.

Temores justificados


Y los temores de Mas, desde su posicionamiento político, son justificados. El PSC llega a la reunión con dudas, pese a que la dirección apueste con contundencia por el derecho a decidir, una cuestión que le ha llevado a protagonizar una relación convulsa y contradictoria con el PSOE.

La cuestión es que esas dudas se mantienen pese a la posición de Carme Chacón, que se ha situado en una “tierra de nadie”, según dirigentes socialistas. Chacón, en una carta enviada a los diarios El Mundo y El Periódico, se muestra totalmente contraria a que el PSC acuda a la reunión de este lunes, y llega a afimar que Mas quiere "enfrentar a los parados catalanes con los parados andaluces, gallegos y extremeños».

La diputada del PSC en el grupo del PSOE en el Congreso, acusa a Mas de ser “un gestor incompetente” y de actuar con «una enorme indiferencia" hacia los catalanes que padecen más directamente la crisis. Ante esto, pide al primer secretario del PSC, Pere Navarro, a quien envía la misiva, que esté “enfrente de Mas”, y no “al lado”.

Irritación con Chacón

El problema es que, pese a que algunos dirigentes del PSC puedan secundar las tesis de Chacón, como Celestino Corbacho, que sigue sin ver clara la cuestión del derecho a decidir, la forma en la que irrumpe de forma periódica la diputada del PSC en el grupo del PSOE en el Congreso en el debate político catalán causa verdadera “irritación”.

El portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, ha considerado “fuera de lugar” esa carta. “Nos ha cogido por sorpresa”, ha asegurado. Lucena entiende que Chacón “demasiado a menudo”, toma decisiones que muestran que quiere “ir a la suya”.

En estos momentos, Chacón no puede influir ni en el PSC ni en el PSOE, después de que decidiera no votar, en ningún sentido, la resolución a favor del derecho a decidir que votó el PSC en el Congreso de los Diputados, y que rechazó el PSOE. Ni con el PSC, ni con el PSOE.

Mas es consciente del difícil trago por el que pasa el PSC. Y desea sujetarlo al proyecto político que trata de impulsar.

Combatir a CiU

A la reunión con Mas asistirán los dirigentes de ERC, de ICV y de la CUP, además del PSC. Y, aunque Pere Navarro acude con un cierto escepticismo, su presencia denota que los socialistas no quieren quedar en el flanco donde se sitúan el PP y Ciutadans.

La dirección del PSC considera que la vanguardia de la sociedad catalana, la que se organiza, la que se mueve y es líder de opinión, defiende el derecho a decidir, y, por tanto, los socialistas no pueden quedar al margen.

Chacón está pidiendo, sin embargo, influya o no, lo haga de forma ortodoxa o no, que el PSC combata directamente a CiU, con propuestas y alternativas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad