Mas dice que no podrá cumplir el déficit porque el Estado no le paga lo que le debe

stop

PESE A LOS RECORTES

Artur Mas en la Generalitat

03 de enero de 2012 (17:30 CET)

Ni a base de recortes, los más duros de todas las comunidades autonomas del país. El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, ha reconocido este martes que "no será fácil" que la comunidad cumpla con el objetivo de cerrar 2011 con una desviación del déficit del 2,66%, aunque mantiene su compromiso de reducirlo hasta el 1,3% en 2012. En ese sentido, ha señalado que parte de esta desviación deriva del incumplimiento por parte del Ejecutivo central del compromiso de abonar los 759 millones de euros correspondientes a la liquidación de la disposición adicional tercera del Estatut.

En una comparecencia para hacer balance de su primer año al frente del Gobierno catalán, ha explicado que aunque todavía faltan unas semanas para conocerse al detalle las cifras del cierre de 2011, no parece "fácil de cumplir" el objetivo previsto.

Más déficit general

Las palabras de Mas llegan después de que el nuevo Gobierno anunciase el pasado viernes que la desviación del déficit español se alzaría en torno al 8% --por encima del 6% previsto--, y achacase a las autonomías un peso importante en ese incumplimiento.

"Veremos como acaba el 2011, pero quede como quede la fotografía, mantenemos el objetivo del 1,3% para 2012", ha continuado Mas, que ha asegurado que toda la actuación del Gobierno catalán va dirigida a esa finalidad.

El presidente de la Generalitat ha recordado que el proyecto de Presupuestos para este año que presentó el Ejecutivo catalán en el Parlamento catalán ya cumple con el objetivo de reducción del déficit, por lo que Cataluña "está dentro de las reglas del juego y de las normas".

Al presentar las cuentas para 2011, el Gobierno catalán defendió la imposibilidad de alcanzar el objetivo de reducir en un año tres veces el déficit heredado por el anterior gobierno tripartito, y estimó en 2,66% el porcentaje hasta el que podía reducirlo.

"Lo que iba a la deriva y contra las rocas, en este momento tiene rumbo", ha resumido Mas haciendo uso de sus recurrentes metáforas marineras.

Evitar el colapso


En este sentido, ha defendido que las dos etapas del ajuste que está llevando a cabo el Gobierno autonómico han sido para evitar "el colapso de Cataluña" que, según ha dicho, hubiese derivado de no haber hecho nada y dejar pasar el tiempo.

"Esto es un trabajo titánico pero estrictamente imprescindible", ha continuado Mas, que ha afirmado que esa labor de contención del gasto y del déficit para reducir el ritmo del incremento de la deuda de la Generalitat debe mantenerse en 2012.

En ese sentido, ha deseado que en 2013 haya pasado la peor parte y que a partir de entonces Cataluña pueda "mantener una cierta velocidad de crucero que le lleve a una navegación un poco más plácida", aunque ha admitido que no mucho.

En esa estrategia ha enmarcado la segunda fase del ajuste del Gobierno catalán, en la que tras el ajuste presupuestario del 10% en 2011, aboga esta vez por actuar sobre los empleados públicos y la "corresponsabilidad" de la sociedad catalana en aspectos como la tasa sobre las recetas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad