Mas negociará con Rajoy cómo convocar la consulta soberanista

stop

DEBATE SOBERANISTA

Artur Mas, en el acto de campaña de CiU./EFE/Marta Perez

15 de mayo de 2014 (12:37 CET)

El President Artur Mas quiere cumplir su guión. Y lo quiere hacer hasta el final, a pesar de que es consciente de que no podrá hacer otra cosa que convocar unas nuevas elecciones autonómicas.

Mas ha afirmado este jueves que buscará, con Mariano Rajoy, cómo convocar la consulta soberanista fijada para el 9 de noviembre. En una entrevista en la Cadena Ser, Mas ha insistido en que Rajoy “no debería” impedir una consulta que está avalada por una ley de consultas catalana, según el artículo 122 del Estatut, que no fue anulado por la sentencia del Tribunal Constitucional. Y ha anunciado que tratará de entrevistarse discretamente con Rajoy para convencerlo.

Sólo la vía legal

A pesar de la posición firme del Gobierno central sobre esa cuestión, Mas ha considerado que no pierde “la esperanza” de que el jefe del Ejecutivo español se avenga a negociar la consulta, como una vía necesaria para conocer qué quieren los catalanes. En caso contrario, Mas sólo tiene una opción, desde la apuesta clara por una vía legal: convocar unas nuevas elecciones autonómicas, cuando pueda, previsiblemente a lo largo de 2015.

Mas tiene clara esa apuesta, aunque Esquerra Republicana insista –más en público para fortalecer su posición política, que en privado-- en convocar una consulta el 9 de noviembre quiera o no el Gobierno central. “Tiene que ser en un marco legal”, ha sentenciado.

Esas autonómicas serían el paso natural para tratar de resolver el embrollo político e institucional, y se trataría de “convertir las próximas elecciones catalanas en el resultado de la consulta”.

Distancias respecto al PSOE


El President de la Generalitat no quiere escuchar muchas alternativas, por no decir ninguna que no pase por preguntar a los catalanes sobre su futuro. Ni la apuesta del PSOE por una reforma de la Constitución, en la que no confía, --ha recordado lo que ocurrió con el Estatut-- ni la posible oferta de Rajoy, que incluyera una mejora de la financiación de la Generalitat y el blindaje de las competencias autonómicas, se aceptarían si no se pueden someter a votación.

En el caso de la apuesta de los socialistas, la posición de Mas invalida la idea del PSOE. El número dos del PSOE a las europeas, Ramón Jáuregui, insistió esta semana en una reforma de la Constitución, convirtiendo las próximas elecciones generales en un periodo constituyente.

Tras esa reforma se debería convocar un referéndum, y en ese contexto se podrían pronunciar los catalanes, con la posibilidad de que se votara en contra en Catalunya, y a favor en el resto de España. Mas quiere, en todo caso, “que se vote previamente”, es decir, que los catalanes voten antes si quieren o no esa reforma.

"Me siento catalán"

A la pregunta de si se sentía español o catalana, Mas ha querido contestar “en positivo”. Y ha asegurado que se siente “catalán”, sin más. “Me siento catalán”, ha repetido, sin querer responder a la preguna en negativo, que implicaba una posible respuesta como 'no me siento español'. En esas cuestiones, Mas no quiere entrar, porque no quiere avivar una posible polémica.

Pese a todos los vericuetos, a todas las posibles preguntas, o a los discursos de Mas, en los que reclama una consulta soberanista, que ya tiene una doble pregunta y la fecha del 9 de noviembre, el asunto catalán comienza a tener un horizonte: elecciones anticipadas al Parlament, a lo largo de 2015, o, incluso, a comienzos de 2016.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad