Artur Mas y Carles Puigdemont en uno de sus encuentros en Waterloo (Bélgica)

Mas se pelea con Puigdemont por el control de las listas de JxCat

stop

Mas quiere evitar que Puigdemont confeccione las candidaturas a su antojo e incluso amaga con dar un paso al frente

Barcelona, 14 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Carles Puigdemont y Artur Mas lo llaman "reordenación" del Pdecat, Junts per Catalunya y Crida Nacional per la República de cara a a la galería, pero de lo que se trata, en realidad, es de un pulso por controlar el próximo proyecto de los postconvergentes de cara a las próximas elecciones catalanas.

Mas es, probablemente, el dirigente más destacado de la antigua Convergència que no está de acuerdo con los caprichosos manejos de Puigdemont desde que se fugó a Bélgica. El Pdecat se lo consintió todo para afrontar las últimas elecciones de 2017: un nuevo sello electoral (Junts per Catalunya), unas listas hechas a dedo y un presidente de la Generalitat a su elección (Quim Torra). 

A Puigdemont le salió la jugada más o menos redonda y, desde entonces, nadie en la antigua CDC ha reunido la fuerza suficiente para impedir que siga actuando a su aire. Cada intento del Pdecat por recuperar influencia ha sido aplastado por el líder huido y, ahora, Mas intenta poner fin a su hiperliderazgo. 

De momento, según fuentes conocedoras de los contactos que ambos han mantenido, Mas lo está haciendo por las buenas aunque sin grandes resultados. Se ha desplazado a Waterloo para mantener conversaciones con Puigdemont en la línea de buscar un pacto respecto a listas y le ha prometido su presencia en el acto que planea protagonizar en Perpiñán el 29 de febrero. 

El amago de Mas a Puigdemont

Pero las conversaciones mantenidas hasta ahora no han dejado satisfecho a Mas, que medita su próximo movimiento. "Mas quiere que Puigdemont pacte la lista de las próximas elecciones. Y si Puigdemont no quiere, está dispuesto a presentarse con la marca de Junts per Catalunya (que es propiedad del Pdecat)", dicen fuentes conocedoras de sus movimientos.

De cara a la opinión pública, Artur Mas siempre ha mantenido que lo conveniente era rehacer la amalgama de formaciones surgidas de la demolición de CDC. Y también ha defendido que la marca Junts per Catalunya era la adecuada para seguir adelante. Con lo que no está conforme es con que Puigdemont la disponga para colocar a los suyos sin tener en cuenta al Pdecat.

El problema es que el líder huido se siente con la fuerza de hacer las cosas a su manera porque sabe que es el gran activo electoral de Junts per Catalunya. Y, por si no fuera poco, las encuestas comienzan a mostrar que está recuperando terreno a ERC, todavía a la cabeza.

Hace unos meses, Mas se dejó querer como candidato a la Generalitat. "No me he cerrado nunca con un no rotundo", dijo el pasado mes de junio. E incluso señaló el camino para su regreso a la arena electoral después de que la CUP lo enviara a "la papelera de la historia". "En unos meses podré presentarme a las elecciones. Se trata de saber si querré. Y si quiero, se trata de saber si es posible", comentó.

Mas, rehabilitado

Esos meses han pasado. A partir de este 23 de febrero, Mas vuelve a estar en condiciones legales de volver a ser candidato. Hasta ahí llega la inhabilitación para cargo público sentenciada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) debido a su responsabilidad en la consulta soberanista del 9-N.

Desde que la CUP lo apartó de la primera línea, Mas se ha cuidado de seguir recorriendo las comarcas de Cataluña y de seguir participando en actos de todo tipo, muchos del Pdecat. Sabe que muchos, incluso los suyos, lo dan por amortizado, pero no ve a nadie a su alrededor capaz de plantar cara a Puigdemont para que el proyecto de Junts per Catalunya sea algo más que una suma de sus ocurrencias.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad