Mariano Rajoy mantiene una relación fluida con el presidente del PNV, Andoni Ortúzar

Moción de censura: El favor que Mariano Rajoy ha pedido a Andoni Ortúzar

stop

Rajoy ha pedido al presidente del PNV, Andoni Ortúzar, que le comunique la decisión de su partido para saber si debe poner rumbo a Zarzuela para dimitir

Madrid, 30 de mayo de 2018 (19:33 CET)

Puede ser que cuando ustedes empiecen a leer este artículo, Mariano Rajoy esté pensando en el momento en que va a poner rumbo al palacio de la Zarzuela para comunicar al Rey el fin de sus días como presidente. Tal y como están las cosas, lo mejor sería dimitir antes de que lo echen.

Conforme pasan las horas, se instala la idea de que, contra los primeros pronósticos, podría salir adelante la moción de censura. En realidad, podría aventurarse que Pedro Sánchez tiene todos los apoyos necesarios, a excepción del PNV, que no se ha pronunciado y que no lo hará hasta mañana, jueves, cuando su ejecutiva se reunirá para decidir el sentido de su voto.

Sánchez ha conseguido colocar la idea de que quien no le vote es responsable de mantener a Rajoy

Otra vez todo pendiente de los cinco diputados del PNV. Por segunda vez en quince días, cinco diputados deciden un gobierno sin importar los 345 restantes. Optimismo en la dirección del PSOE: los socialistas están convencidos de que el PNV apoyará, aunque solo sea para sincronizar su voto con los secesionistas catalanes (ERC y Pdecat). 

Sorprendentemente, Pedro Sánchez ha conseguido colocar la idea de que quien no le vote para la presidencia de Gobierno, sin pactar programa, fecha de elecciones ni proyecto para gobernar con 84 diputados, será responsable de la permanencia de Rajoy en La Moncloa.

Primera pregunta

Todo un éxito de marketing político en menos de una semana. ¿Alguien se imaginaba que con 84 diputados se puede conseguir mayoría absoluta para ser presidente de gobierno sin pactar con nadie ninguna medida de gobierno?

Esto ha ocurrido por la inconmensurable inmersión en la corrupción del PP, que ha confirmado, en una misma semana, la sentencia de Gürtel y la detención de Eduardo Zaplana. Pero también por el pánico escénico que existe en los líderes de opinión de que se pudiera interpretar que, matizar cualquier requisito para expulsar a Rajoy, sea entendido como un apoyo indirecto a su permanencia. En este país no es frecuente la máxima del compromiso intelectual de obviar las razones de oportunidad o conveniencia. Y no es un país cuyos intelectuales, en general, sean aficionados al riesgo.

Conforme han pasado las horas, lo impensable se ha convertido en probable.  Y casi todos han renunciado a algunas preguntas elementales. ¿Por qué tanto reparo en que se celebren elecciones inmediatas? Solamente porque los partidos tienen imantada su brújula por el ascenso de Ciudadanos? Estamos en una pelea de pillos que pretenden moverse por higiene democrática pero lastrados en realidad pos sus propios intereses electorales.

Segunda pregunta

¿Cómo se interpreta que los dos partidos secesionistas voten con los constitucionalistas para darle el gobierno a Pedro Sánchez? Solo hay una disquisición posible: esperan sacar algún tipo de ventaja para sus planes de ruptura con España con Sánchez en La Moncloa sin pactar ningún compromiso.

“España no es Italia, pero empieza a parecerse”. La afirmación es de un viejo amigo, excelente periodista sueco, con el que cené anoche, aprovechando sus cortas vacaciones en Madrid.

En nuestro vecino del sur, que lleva haciendo equilibrios para formar gobierno desde hace setenta años (65 gobiernos desde el final de la Segunda Guerra Mundial) todo se agudizó cuando se dinamitó el sistema de partidos, que como ocurre ahora en España, fue devorado por la corrupción. No se salvó ninguno, ni el PCI ni el PSI ni la Democracia Cristiana. Y en eso, llegaron los populistas y ahí siguen. Se ha evitado in extremis que hubiera un ministro de Economía que apostaba por salir de la Eurozona.

Si el PNV apoya la moción de Sánchez, Rajoy pondrá rumbo a Zarzuela para dimitir

Nosotros todavía no somos alumnos aventajados pero llevamos la misma senda. Y lo demuestra la lectura conjunta que han hecho los mercados de la situación política italiana y española.

Fuentes no oficiales, pero siempre bien informadas, explican que Mariano Rajoy, que no ha conseguido cerrar el apoyo del PNV, a pesar de estar recién pactados los presupuestos, le ha pedido un favor personal a Andoni Ortúzar, presidente del PNV. Que antes de las 9.00 horas de la mañana de hoy jueves, le informe de la posición del PNV frente a la moción de censura. No parece una cuestión de mera cortesía entre socios, para saber de antemano si se rompe la sociedad de los presupuestos.

La mañana de este jueves sabremos, probablemente, el resultado de la votación del viernes. Porque si el PNV le informa a Rajoy de su apoyo a la moción de Sánchez, es muy posible que el presidente de Gobierno esté camino del Palacio de La Zarzuela para presentar su dimisión como jefe de Gobierno a su Majestad el Rey.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad