Obama pide apoyo al Congreso para atacar Siria

stop

"EEUU debe iniciar una acción militar” asevera el presidente

Barack Obama durante su comparecencia en la Casa Blanca | EFE

31 de agosto de 2013 (21:16 CET)

Estados Unidos intervendrá militarmente en Siria si el Congreso lo autoriza. En una comparecencia pública en la Casa Blanca, en la que no permitió preguntas a los periodistas congregados, Barack Obama aseguró que "EEUU debe iniciar una acción militar” en el país presidido por Bachar al-Asad y que el ataque será "contenido en duración y objetivos". Vuelve el léxico de guerra al país estadounidense.

Pese a esta determinación, Obama confirmó que pedirá autorización al Congreso antes de proceder a una intervención militar. "Estoy totalmente de acuerdo con los líderes del Congreso que han pedido un voto para expresar su opinión sobre el ataque", manifestó.

Fue la única concesión del presidente. En el resto de su discurso, el mandatario insistió en la necesidad del ataque como respuesta al empleo de armas químicas del régimen Sirio sobre la población de la periferia de Damasco el pasado 21 de agosto, algo que el Gobierno estadounidense considera probado. "Más de mil personas fueron asesinadas, entre ellas centenares de niños, gaseadas hasta la muerte por su propio Gobierno. Este asalto es un ataque a la dignidad humana y pone en peligro nuestra seguridad y la de nuestros aliados", dijo Obama.

Preparados para atacar


Se especulaba con que el ataque podría comenzar este mismo sábado. El Pentágono ya realizó sus movimientos para preparar el armamento y los soldados para la posible intervención. En el Mediterráneo se despliegan cinco destructores, cargados de dos docenas de misiles de larga distancia cada uno, varios submarinos y 300 marines en un barco con helicópteros para posibles evacuaciones. En los medios estadounidenses se hablaba ya de la naturaleza de la intervención, pero pocos ponían en duda el ataque.

"El Ejército asegura que estamos listos para atacar en cuanto lo decida. Yo ya he tomado la decisión, pero considero que nuestro poder radica también en nuestro ejemplo de democracia, por eso pediré autorización al Congreso", matizó Obama.

La decisión de pasar por el Congreso y debatir la acción militar impidió al presidente norteamericano fijar una fecha para la ofensiva. Se limitó a decir que será igual de efectiva "mañana, la semana que viene o dentro de un mes". "Estoy preparado para dar esa orden, pero habiendo tomado mi decisión como comandante en jefe, basándome en lo que estoy convencido son nuestros intereses de seguridad nacional, también soy consciente de que soy el presidente de la democracia constitucional más antigua del mundo”, explicó.

En busca de apoyos

En su discurso, Obama dejó claro que no necesita de la autorización de los congresistas para atacar Siria ya que su condición de comandante en jefe le otorga la capacidad suficiente para comenzar el bombardeo. Los presidentes estadounidenses solo tienen que consultar al Congreso en conflictos prolongados como Irak o Afganistán. En 2011, el propio Obama autorizó la intervención en Libia saltándose este paso.

Ahora, el presidente estadounidense insiste en que se trata de una operación rápida, sin tropas sobre el terreno y motivada por el uso de armas prohibidas. Sin embargo, busca apoyos. La mayoría de los sondeos en Estados Unidos muestran que los ciudadanos estaría en contra de intervenir en Siria.

El equipo de gobierno de Obama, según informan medios estadounidenses, lleva cerca de una semana contactando con congresistas para acercar posturas. De esos contactos derivó la decisión de hacer la consulta al Congreso. Mientras, el presidente insiste, “somos Estados Unidos y no podemos ignorar lo que ocurrió en Damasco”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad