Oriol Junqueras insiste en parar la economía catalana

stop

PROYECTO INDEPENDENTISTA

27 de enero de 2014 (20:50 CET)

El presidente de Esquerra Republicana no cometió ningún desliz cuando aseguró, el pasado noviembre, que estaría dispuesto a parar una semana la economía catalana. Lo ha vuelto a repetir ese lunes. Y la idea sigue siendo central. El argumento es que los catalanes deben estar preparados para asumir sacrificios si quieren, realmente, impulsar un movimiento secesionista, con todas las consecuencias.

Junqueras, en un almuerzo con la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Catalunya (AIJEC), ha reiterado su apuesta. Ante el comentario de un joven empresario, que se mostraba preocupado por aquellas palabras, de noviembre, Junqueras no ha repetido las mismas expresiones que entonces, pero ha mantenido su idea de que es necesario movilizarse. “Diré y continuaré diciendo que no nos resignaremos a no votar, y defenderemos el derecho a votar a través de todos los derechos democráticos. Y por lo tanto continuaré afirmando lo mismo. Hay muchas maneras de demostrar la fuerza democrática de la gente, y no nos resignaremos", ha asegurado.

El déficit fiscal

El argumento es el mismo. Esquerra sigue basando su proyecto político secesionista en el déficit fiscal. Y Junqueras ha reiterado que lo que pudiera pasar en una semana, no es comparable con lo que ocurre en un año. “Celebro que le preocupe qué pasa en la economía en una semana, pero a mi me interesa lo que pasa en 52 semanas, en un año: desparecen 16.000 millones de euros".

En todo momento, el líder de Esquerra ha tratado de seducir a los jóvenes empresarios con la idea de que la clase empresarial, en su conjunto, no puede ir por detrás de “la mayoría de la población”, que deben entender que los intereses empresariales “son coincidentes” con esa mayoría de catalanes.

El líder de Esquerra recibió las críticas de las patronales y de dirigentes políticos, como Josep Antoni Duran Lleida, o el propio conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, quien defendió que la economía catalana no podía estar parada ni un solo día.

Como en la RDA

Pero el mensaje de fondo de Junqueras es que la sociedad catalana debería ser consciente de los costes que puede suponer un proyecto independentista.

No se trata de saber si Catalunya sería viable o no, sino de asumir que para conseguir cambiar la situación jurídica de Catalunya se debe estar dispuesto a formar parte de movilizaciones, a paros concretos, a manifestaciones, o concentraciones cuando sea necesario.

Lo que insinúa Junqueras es ejercer algún tipo de presión, como hizo la población de la extinta RDA, cuando sus ciudadanos se concentraban en las calles, todas las semanas, para lograr acabar con el régimen comunista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad